Buscará la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Jesús María reducir la cartera vencida por concepto de servicio de agua, ya que en los últimos cuatro meses ha incrementado un 20%; César García Estrada, encargado de despacho de la instancia, apuntó que habrá un programa de descuentos en multas, recargos y otros conceptos, a fin de que los morosos se pongan al corriente.
“Estamos pasando por una gran problemática de cartera vencida ya que entre más gente se entera de las nuevas disposiciones, deja de pagar, aunque mucha gente tiene la intención de liquidar y es por esto que en los próximos días estaremos implementando un programa para que la gente se ponga a mano en su recibo de agua; cuando ya tiene un recibo de más de 12 meses ya no lo puede pagar porque ya se hizo una bola de nieve, aunque tenga toda la intención”, indicó.
El funcionario precisó que además se está trabajando en un censo, actualizando delegación por delegación y en la cabecera municipal, todas las viviendas que cuentan con el servicio de agua potable, ya que hay unas que están abandonadas de años y es el mismo tiempo que se ha seguido generando el cobro.
“Vamos a suspender todos los suministros que haya en casas abandonadas, tenemos muchos problemas con casas abandonadas, en donde nos dicen que llegan malvivientes, o paracaidistas a ocuparlas, y eso es porque tienen los servicios básicos, vamos a suspenderlos, de esta forma impactamos de manera directa a la delincuencia en que no ocupen estos espacios abandonados; y también dejamos de hacer números al aire”, precisó.
García Estrada reconoció que si bien la cartera vencida se estima actualmente en 40 millones de pesos, no todos los adeudos son reales porque son viviendas que están abandonadas desde hace 10 o 15 años y que sigue aumentando el recibo mes con mes.
“Hay recibos de hasta 200 meses que no han pagado nada, casi 20 años, son viviendas o terrenos, que alguien hizo un contrato, la familia se fue a Estados Unidos y regresan y se topan con consumos muy altos, son casos muy especiales que tenemos que analizar, porque nunca hubo el consumo o fue por muy poco tiempo, pero la gente no acude a hacer la suspensión provisional de sus vecinos”, señaló.
Cabe resaltar que un usuario doméstico paga 109 pesos de agua más 13 de descarga, un promedio de 122 pesos mensuales; sin embargo, el encargado de despacho de CAPAS indicó que otro problema con el que asumieron la administración fue que en muchos de los casos las viviendas no cuentan con medidor, y se cobra el consumo mínimo, una tarifa fija, que en muchas de las ocasiones no representa el consumo real.