Las bajas temperaturas han provocado un sensible aumento en la atención médica y hospitalaria por enfermedades respiratorias informó Rodolfo González Farías, director del Hospital Hidalgo, quien recomendó a la población extremar cuidado ante los cambios bruscos de temperatura, factor que detona este tipo de enfermedades.
Afirmó que desde que comenzaron a bajar las temperaturas, concretamente en los meses de noviembre, diciembre y lo que va del mes de enero, se han tenido un total de 1,500 ingresos hospitalarios, de pacientes con padecimientos respiratorios graves.
“Sin embargo, y para fortuna de todos, hasta ahora no se ha registrado un solo deceso por enfermedades del sistema respiratorio” en el hospital Hidalgo, afirmó su director quien dijo que la Institución está preparada para brindar atención a la población, de llegar a aumentar el número de casos.
Informó que la mayoría de los pacientes que acuden, tanto a consulta como a recibir atención hospitalaria, son por bronquitis, neumonías y asma, siendo los casos menos graves las faringitis o las gripas por influenza estacional.
Indicó que por lo que respecta al hospital que él dirige, hasta el momento no ha habido decesos por enfermedades respiratorias graves, y que tampoco ha sido detectado casos de influenza H1N1. “Los pacientes que han presentado enfermedades severas del aparato respiratorio, se les han aplicado las pruebas para descartar influenza y hasta ahora han salido negativas”, dijo el galeno.
Pidió a la población extremar precauciones ante el frio, debido a que las bajas temperaturas de la estación aún no llegan.
“El cambio tan radical de la temperatura es lo que desata las enfermedades del aparato respiratorio, ya que por las mañanas, el termómetro marca uno o dos grados sobre cero, y al medio día llega a subir hasta los 22 grados. Ese espectro de 2 grados a 22 en pocas horas, es lo que provoca muchas de las enfermedades de la temporada”, explicó González Farías.
Ante ello, recomendó la ingesta abundante de agua, de frutas ricas en vitamina “C”, abrigarse muy bien y evitar acudir a lugares muy concurridos, ya que eso aumenta la probabilidad de adquirir algún contagio.
Recomendó además evitar la automedicación y, en cambio, acudir al médico, para que sea un profesional de la salud quien valore y determine el mejor tratamiento para atender alguna enfermedad propia de esta temporada de frío.