Aumenta la cartera vencida del agua en JM

Cada vez es más difícil para la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (CAPAS), del municipio de Jesús María, solventar los gastos que implica la producción de pozos y operación del sistema hídrico para dotar del vital líquido a las familias, lamentó el encargado de despacho de la instancia, César García Estrada; derivado de que la cartera vencida ha seguido incrementando, alcanzando un 30% de morosos.
“Seguimos pagando la imprudencia que cometieron los diputados en el Congreso al emitir leyes pensando en la capital, sin considerar que podrían perjudicar a los municipios. Se ha ido reduciendo la participación de la ciudadanía, hemos debido implementar medidas para efecto de poder seguir otorgando el servicio, para poder hacer que entren recursos y poder dar mantenimiento a los pozos y redes”, señaló.
El funcionario precisó que se ha tratado de hacer conciencia con la ciudadanía sobre las implicaciones de dejar de pagar el agua, sobre todo cuando se trata de un servicio de primera necesidad, y siendo familias de situación media quienes más incurren en el incumplimiento del pago.
“La verdad es que el agua por sí sola no llega a cada una de las casas, hay que dar mantenimiento, hacer inversiones, pagar la luz, que es uno de los gastos más fuertes, pues estamos hablando de un millón y medio de pesos al mes, sólo por producción de pozos.
Estamos acudiendo a las colonias, para visitar a los morosos, hacer convenios de pago, algún estudio socioeconómico, para en caso de que aplique algún descuento.
En porcentaje se ha reducido entre un 20% y 30% sobre la gente que venía pagando regularmente; hemos tratado de que esto no se vea, que no afecte, de que la recaudación no baje, buscando hacer convenios con la gente y algunas inspecciones de domicilios para determinar si hay algún problema”, explicó.
Pese a esta situación, aseguró que no se han aplicado los cortes, únicamente, como lo marca la ley, se han llevado a cabo algunas reducciones, pero antes de estas medidas han intentado un último recurso, al platicar con las familias, para efecto de que hagan conciencia sobre la afectación que implica el que una persona deje de pagar su recibo de agua.
“No se dan cuenta de cuántas personas salen afectadas, porque no es la misma familia. Hay pozos que nos dan la producción de agua para una colonia, y ni siquiera la recaudación nos alcanza a dar para pagar la luz del pozo. Estamos hablando de 123 pesos aproximadamente, el cobro de quienes no tienen el servicio medido, debe ser como la tarifa fija mensual; los que tienen servicio medido y exceden los metros cúbicos por mes, les llega un cobro mayor, pero esa es la tarifa media”, puntualizó.
En este sentido, dijo que se ha recurrido al apoyo de la presidenta municipal para subsidiar el servicio, a fin de no dejar a las familias sin la dotación del agua potable, situación que es vital para la sobre vivencia del ser humano.
“Para efecto de que no nos corten la luz, porque las afectaciones son mayores, hemos recurrido a ello. Varía la inversión mensual, dependiendo de la recaudación; eso lo afinamos a final de cada mes, para ver lo que necesitamos al mes siguiente. Dependen los resultados que nos dan las medidas que hemos tomado, el mes pasado se subsidió con 700 mil pesos, para pagar la luz que ya nos habían cortado, en meses anteriores con medio millón de pesos. Aproximadamente se deja de percibir un millón por morosos”, detalló