Prof. Flaviano Jiménez Jiménez

Los profesores Jonathan Bergmann y Aaron Sams tenían el problema que algunos alumnos enfermos faltaban por varios días a sus clases y estas ausencias generaban atrasos en sus estudios. Con el fin de evitar rezagos en los aprendizajes de estos alumnos, los profesores de referencia idearon grabar las clases, de aquellas en las que faltaban los enfermos, y las enviaron a sus casas para que en los tiempos disponibles y factibles las estudiaran. Una vez que los estudiantes se reincorporaban a la escuela Bergmann y Sams, de manera individual, los cuestionaban para verificar los conocimientos que habían adquirido de los materiales grabados y enviados a sus casas. Los resultados fueron extraordinarios, a grado tal que los profesores mencionados decidieron generalizar este procedimiento con  todos los alumnos que ellos atendían, obteniendo mejores niveles de aprovechamiento. De esta manera surgió el enfoque pedagógico Aula invertida, también conocida como escuela al revés.

Para entender qué es y cómo funciona el Aula invertida, se hace necesario comparar  este enfoque con el esquema tradicional de una clase. Históricamente, en el esquema tradicional, el maestro imparte o explica la clase, los alumnos la escuchan y tratan de aprender lo que el maestro expone, y, finalmente, los alumnos memorizan o aprenden los conceptos o los conocimientos de la lección. En el Aula invertida, los alumnos primero estudian,  analizan y aprenden (en sus casas o en los lugares que ellos prefieran) el contenido de la grabación que el profesor les envía. Cuando los alumnos llegan al salón, se integran en equipos para compartir los conocimientos adquiridos, intercambiar lo que cada quien comprendió de la grabación y para salir de las dudas que tienen. En estos momentos el profesor, del grupo, se acerca a cada equipo para escuchar los comentarios, hacer reorientaciones o hacer precisiones individualizadas, si son estrictamente necesarias, y para disipar las dudas que los alumnos no pueden aclarar. Y cuando  los integrantes de los equipos han terminado de hacer los intercambios de lo aprendido, entonces el maestro señala en qué proyecto o en qué solución de problemas se deben aplicar los conocimientos que han adquirido en los estudios realizados; los equipos realizan esta última parte del proceso del Aula  invertida, lográndose aprendizajes relevantes. Los materiales grabados que se necesitan, para llevar a cabo este enfoque, son videos, audios o videos que pueden incluir textos, o utilizando una página web, entre otros.

Importa destacar que este enfoque pedagógico tiene sustento en la taxonomía de Benjamín S. Bloom, quien plantea que el conocimiento  es la información que el alumno es capaz de recordar; la comprensión es cuando el aprendiz  hace suyos los conocimientos y es capaz de presentarlos de diversas formas; la aplicación es cuando el estudiante utiliza las destrezas adquiridas a nuevas situaciones de aprendizaje; el análisis es la descomposición de las partes y con las cuales el alumno puede resolver problemas a partir de los conocimientos adquiridos; la síntesis es la capacidad de crear, integrar, combinar ideas, planear y proponer nuevas formas de hacer las cosas; y la evaluación es la emisión de juicios de valor de un estudio o de un producto de las opiniones personales.

El enfoque pedagógico del Aula invertida tiene, entre otras, las siguientes ventajas: permite que el maestro pueda realizar otras actividades más personalizadas con los alumnos que requieren mayores apoyos; propicia un trabajo más activo y participativo entre los alumnos; refuerza el trabajo colaborativo y la motivación de los educandos por aprender; los contenidos de aprendizaje están disponibles para los estudiantes en cualquier momento; e involucra a los padres de familia en los aprendizajes de sus hijos. Pero, con toda honestidad, también hay que señalar las desventajas de este enfoque educativo: no todos los alumnos cuentan con las herramientas tecnológicas para llevar a cabo las actividades que se requieren; tampoco todos tienen el mínimo de conocimientos requeridos para el manejo de la computadora y el internet; y no todos los padres de familia están en condiciones de apoyar a sus hijos en esta forma de trabajar.

La Secretaría de Educación Pública, en el diseño de la actualización profesional, ya incluye el estudio y aplicación de este enfoque pedagógico; por tanto, habrá que estar atentos a esta nueva forma de enseñar.