Leticia Acuña Medina

Ante la actitud tomada por la Alianza de Transportistas Urbanos y Suburbanos de Aguascalientes (ATUSA), el Gobierno del Estado está preparado para retomar la prestación del servicio de transporte público en su modalidad de camiones urbanos, a fin de garantizar que la ciudadanía no se vea afectada por la intransigencia de los concesionarios.

El secretario de Gestión Urbanística y Ordenamiento Territorial, Juan Carlos Rodríguez, dijo que a pesar de que la administración estatal ha estado atendiendo y recibiendo las peticiones de la representación de ATUSA, bajo ningún pretexto se cederá a presiones o chantajes, y mucho menos cuando éstas pretenden afectar severamente al bolsillo de las familias con un aumento al pasaje que no corresponde de ninguna forma a las actuales circunstancias.

Añadió que a esto se suma el hecho de que ATUSA ha incumplido con su compromiso de modernizar, mejorar y ampliar el servicio que presta bajo la figura de concesión, por lo que no es posible considerar un aumento del 50% a las tarifas, a todas luces desproporcionado y carente de sustento alguno.

Rodríguez García aseguró que no se permitirá que se trastoque el servicio, por lo que ya se está procediendo a asegurar el respaldo de personas físicas y morales que cuentan con solvencia operativa para poder brindar el servicio sin interrupciones.

Toca vez que el otorgamiento de una concesión de transporte público de esta modalidad, es una obligación irrenunciable a dar el servicio, se procederá a las sanciones correspondientes a quienes interrumpan el transporte, que podrían llegar hasta la cancelación del título.

El funcionario dejó en claro que el Gobierno del Estado tiene la facultad y la obligación de tomar las medidas necesarias para evitar que concesionarios dejen sin servicio a la sociedad, por lo que invitó a la dirigencia de ATUSA a continuar en la mesa de diálogo para llevar a cabo las negociaciones correspondientes y por los cauces adecuados.

Recordó que la administración que encabeza Carlos Lozano de la Torre adquirió un compromiso claro y firme para no afectar la economía familiar, y que ésta seguirá siendo la premisa con la cual se trabajará hasta el último día de este gobierno, siempre por encima de intereses de cualquier índole.

Finalmente, advirtió que el Capítulo IV del Código de Ordenamiento Territorial, Desarrollo Urbano y Vivienda para el Estado, establece los alcances para respaldar las acciones a las que hizo referencia, por lo que invitó a los titulares de las concesiones a ser cautelosos y mesurados en sus expresiones, pues la administración estatal no dudará ni un solo momento en aplicar las medidas necesarias para asegurar que la ciudadanía vea trastocada en lo más mínimo la prestación del servicio.