Heriberto Alcalá Guerrero

Botín de 40 mil pesos en efectivo. Eso fue que lo que obtuvieron dos asaltantes al atracar a empleado de una maderería. Lo eligieron en el banco; lo siguieron y cuando estaba a punto de entrar a la negociación lo despojaron del dinero. Par convencerlo de no oponer resistencia, lo amagaron con armas de fuego.
Los dos sujetos se dieron a la fuga. Se esfumaron antes de que el operativo policial fuese activado.
El violento robo ocurrió la tarde de ayer. El empleado ofendido arribó a la sucursal ubicada en conocido centro comercial ubicado en zona sur de la ciudad. Efectuó el retiro de 40 mil pesos, los guardó debidamente y salió del banco.
Se presume que para ese instante ya estaba en la mira de los hampones. El afectado, por supuesto, no lo sabía. Y así, sin escolta policial inició el retorno a la maderería ubicada en avenida Convención sur y calle Antonio Villa, en el fraccionamiento Jardines de la Convención.
En el trayecto tampoco se dio cuenta de que lo seguían; los hampones siempre se mantuvieron a distancia prudente para no alertarlo, para no despertar sospecha y propiciar que el empleado llamara a la policía. Es un modus operandi ya conocido. En el interior del banco eligen víctima, no la abordan en la puerta sino que optan por seguirla hasta que llega al destino.
Tal fue el caso en este atraco vespertino. Los ladrones aguardaron la oportunidad, sujetándose al premeditado plan. El momento de actuar se presentó cuando se detuvieron frente a la negociación dedicada a la venta de madera.
Antes de que el ofendido ingresara al local fue interceptado por los sujetos. A punta de pistola le arrebataron el dinero. Lo dejaron boquiabierto. Para el instante en que empezó a reaccionar, ellos ya se alejaban.
Lo más pronto que pudo dio parte al servicio de emergencia y su reportó el ilícito; como era de esperarse, se dio fuerte movilización de patrullas pero no lograron ubicar a los delincuentes.