El director del Hospital de la Mujer del ISSEA, José Armando Robles Ávila, informó que se atiende por año un promedio de mil 200 mujeres adolescentes embarazadas.
Es por ello que se trabaja con las jóvenes principalmente en hacer conciencia, mediante un módulo de atención a este grupo poblacional.
En la mayoría de los casos, el simple hecho de tener una corta edad (adolescente), significa no se está preparada ni física ni mentalmente para tener un bebé.
Además, el embarazo en este sector de la población es considerado de alto riesgo tanto para la madre como para el feto, pudiendo tener complicaciones que los puede llevar a perder la vida.
Cuando una mujer tiene enfermedades hipertensión arterial, diabetes, epilepsia, crisis convulsiva, problemas con el corazón, nefropatías problemas inmunológicos, VIH y otro tipo de complicaciones y a eso se le anexa el embarazo en una adolescente, incrementa el riesgo de forma exponencial.
También es importante comentar que una mujer que ha tenido dos o tres cesáreas, en su siguiente embarazo puede tener un alto riesgo de perder la vida por las complicaciones que se presentan en estos casos.
El especialista dijo que el cuerpo de la mujer tarda en recuperarse de un embarazo de 12 a 18 meses, porque se debe pensar y planear bien si se va a tener otro hijo, sobretodo las que ya tiene varias cesáreas por que estarían tomando un riesgo muy alto.
Toda mujer tienen que ir a consulta para que le realicen un interrogatorio de historia clínica completa para evaluar el riesgo reproductivo, después a control prenatal (1 vez por mes por los primeros 6 meses, después cada 15 días de sexto mes al octavo y cada semana en el último mes) para detectar cualquier anomalía y resolverla antes del parto, recomendó Robles Ávila.