José de Jesús López de Lara

Ya fue identificado el hombre que fue asesinado a golpes y cuyo cadáver trataron de “desaparecer” en el fondo de la presa “Natillas”, que se ubica en el municipio de Cosío.
Durante la mañana del sábado, unos policías estatales encontraron en la ciudad de Aguascalientes la camioneta propiedad de la víctima, la cual no contaba con reporte de robo.
Se presume que la o las personas que mataron al comerciante, durante todos estos días estuvieron haciendo uso de la camioneta.
Sin embargo, al enterarse que el viernes pasado había sido descubierto el cadáver, decidieron deshacerse de la unidad automotriz para evitar ser relacionados con el crimen, por lo que decidieron abandonarla en una terracería que se ubica entre los fraccionamientos Pensadores Mexicanos y Villas de Nuestra señora de la Asunción (VNSA) sector Encino, en la ciudad de Aguascalientes.
Como se informó en la edición anterior, el pasado viernes poco después de las 12:00 del día, fue encontrado el cadáver de un hombre, flotando en el embalse de la Presa “Natillas”, que se ubica en el municipio de Cosío.
Hasta ese lugar llegaron policías estatales y policías preventivos de Cosío, así como Bomberos Estatales y personal de Protección Civil, quienes se dieron a la tarea de rescatar el cuerpo, mismo que estaba boca abajo y completamente desnudo.
En ese momento se estableció que se trataba de un crimen, ya que el desconocido presentaba un fuerte golpe en la parte posterior del cráneo. De igual forma, se detectó que a la altura de las rodillas tenía un cable con el cual estaba amarrada una piedra.
Debido a que el cadáver ya presentaba un avanzado estado de putrefacción, se determinó que esta persona ya tenía más de 6 días de haber fallecido.
Aparentemente, el hombre fue asesinado a golpes y su cadáver arrojado a la presa, con una piedra amarrada a la altura de las rodillas, con la intención de que no flotara y de esta forma evitar que quedara al descubierto el crimen.
A fin de realizar las investigaciones correspondientes, acudieron a la escena del crimen los agentes de la Unidad de Homicidios de la PME, el equipo forense de la Dirección de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales de la FGE.
Por la tarde del mismo viernes, la Dirección de Investigación Pericial logró la identificación del cadáver de esta persona. Se llamó Esteban, de 62 años, era comerciante, vivía en el municipio de Cosío donde tenía negocios, así como en el municipio de Luis Moya, Zacatecas.
Se estableció que la última vez que habían visto con vida a esta persona había sido el pasado sábado 10 de junio.

ENCUENTRAN CAMIONETA DEL HOMBRE ASESINADO EN COSÍO
El sábado alrededor de las 7:16 de la mañana, policías estatales realizaban labores de vigilancia sobre una terracería que comunica a la avenida Siglo XXI Oriente, entre los fraccionamientos Pensadores Mexicanos y VNSA Sector Encino.
En determinado momento, los policías estatales detectaron que en un terreno baldío, entre escombro y basura, se encontraba abandonada una camioneta Nissan Murano, modelo 2004, color cobre, con placas de circulación AET-1192 de Aguascalientes, la cual presentaba el medallón completamente quebrado.
Al momento de consultar el sistema “Plataforma México”, los policías estatales detectaron que dicha camioneta no contaba con reporte de robo.
Sin embargo, se descubrió que estaba registrada a nombre del comerciante Esteban, de 62 años, quien era la persona que fue asesinada y cuyo cadáver arrojaron a la Presa “Natillas” del municipio de Cosío.
Ante tal descubrimiento se notificó a la Fiscalía General del Estado, mientras más tarde, acudieron a la escena del hallazgo un grupo de peritos criminalistas de la Dirección de Investigación Pericial, agentes del Grupo Homicidios de la PME y el agente del MP de Hospitales, quienes procedieron al aseguramiento de la camioneta Nissan Murano.
Se presume que la o las personas que mataron al comerciante, estuvieron utilizando durante varios días la camioneta Nissan Murano. Sin embargo, al enterarse el viernes pasado que ya había sido descubierto el cadáver, optaron por abandonar la camioneta en esa zona en despoblado, para así evitar que los relacionaran con el crimen.
Se presume que la unidad automotriz fue abandonada entre la noche del viernes y madrugada del sábado, ya que tanto policías estatales como policías preventivos hicieron recorridos de vigilancia por ese lugar hasta el viernes por la tarde y no la habían detectado.