Celebrando su 58º edición esta semana, el Abierto Mexicano de Golf regresa por segundo año consecutivo al Club Campestre de Aguascalientes, evento que alcanza su cuarta edición consecutiva dentro del calendario oficial del PGA TOUR Latinoamérica.
Entre los 30 mexicanos que integran el field de esta semana, el principal favorito es Sebastián Vázquez. Hace cuatro semanas el jugador de 25 años empató el quinto puesto en el México Championship del Web.com Tour, circuito en el que una vez que se haga el próximo ‘reshuffle’ jugará el resto del año.
“Vengo jugando muy bien y creo que voy a tener buen chance de llevarme el trofeo, o cuando menos hacer una buena actuación… (Ser favorito) es un poquito más de presión, pero hay que saber manejarla. Igual mucha gente nos va a estar apoyando a todos los mexicanos y también se siente la buena energía”, dijo Vázquez, quien el año pasado hizo 64 en la primera ronda, logró un hoyo en uno en la ronda final y terminó empatado en el 12º puesto.
Los scores bajos fueron la tónica en 2015, cuando se registraron 27 rondas de 65 o menos, incluidas tres rondas de 63. Entre los competidores hubo siete jugadores que hicieron cuatro rondas de 69 o menos y 23 que hicieron cuatro rondas bajo par. Además el corte se fijó en 4-bajo par y el promedio de 70.59 golpes por ronda resultó el más bajo de la temporada.
“Jugar el Abierto Mexicano es un honor para nosotros”, dijo el local Yoshio Yamamoto. “Desde 2005 (cuando ganó Antonio Maldonado) este torneo no se ha quedado en casa, así que esta semana los jugadores mexicanos pondremos todo nuestro empeño para que se vuelva a quedar aquí”.
“Hay que salir a atacar la cancha porque si se sale a hacer pares no se pasa el corte. La gente aquí está pensando en hacer birdies todo el día, así que hay que mantener la bola en juego y darse muchos chances”, dijo el colombiano Marcelo Rozo.
El principal cambio en el campo de 7,391 yardas que tiene fairways de Kikuyo y greens de Bentgrass es la modificación de su par. El año pasado se jugó como un par-72, pero está vez se jugará como un par-71 en vista de que el hoyo 17 se cambió de par-5 a par-4.
“Es sólo un cambio en la relación a par, porque sigue siendo el mismo campo que te da muchas oportunidades de birdie. Los pares-5 son muy accesibles todos y hay muchos pares-4 en donde se puede atacar”, dijo Yamamoto.
Otra clave en este campo será colocar la pelota en los sitios correctos en los greens para potenciar los chances de birdie. “De tee a green no es complicado, pero lo que complica son los greens y todas las lomas que tienen. El jugador que pueda manejar esas yardas y colocar la pelota cerca de la bandera será el que triunfe esta semana”, agregó el local Nicholas Maruri.
Para el PGA TOUR Latinoamérica éste es el séptimo torneo de la temporada 2016 y el primero de dos torneos consecutivos en México que pondrán fin a la primera mitad del año.