La apertura del mercado de combustibles abre la posibilidad de que las empresas pequeñas, como las que abastecen el mercado local, “truenen” en el mediano plazo, reconoció el presidente del Consejo de Administración de Central de Gas, Pedro Gutiérrez Romo.

En ese sentido dijo que hay preocupación por la eventual llegada de empresarios extranjeros a la localidad porque el gobierno se ha distinguido por proteger más a los que vienen de otras latitudes a invertir aquí, que a quienes están arriesgando todo en su tierra.

Ante esta posibilidad los empresarios del ramo han visualizado diversos escenarios con la finalidad de que en su momento se puedan aplicar estrategias para contener lo que sería un embate a esta actividad, donde está por demás visto que “primero vendrían por la gasolina”.

En entrevista, dijo que actualmente el mercado del gas se mantiene estable con alrededor de una docena de empresas que atienden satisfactoriamente el mercado, con suficiente abasto y a precios competitivos.

Las condiciones son parejas para todos, incluso para el gas natural, una opción que algunos prefieren en tanto que otros rechazan, pero que a quince años de su introducción en el mercado doméstico no impactó negativamente a las empresas ya instaladas.

Ni siquiera frenó la apertura de otras empresas, incluyendo algunas “patito” que se dedican también a la comercialización de gas L. P., agregó Gutiérrez Romo al reiterar que hoy en día el mercado se mantiene estable.

Sin embargo es un hecho que la puerta se ha abierto y cualquier empresa extranjera de tamaño aceptable puede venir, dar buen servicio, precio más bajo, “tronar” a los pequeños y luego nivelar el precio final, una vez que se ha quedado con el mercado estatal y quizá de la región, explicó.

Pedro Gutiérrez rechazó que los empresarios locales pretendan ser monopolios, pero la preocupación se genera porque la competitividad en nuestro país es diferente a la extranjera, particularmente la norteamericana cuyo poder económico es mucho mayor y eso les genera una ventaja importante respecto de la empresa nacional y más aún de la estatal.