Dulce Soto 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- “¿Soy mala mamá?”. Es una pregunta que ronda la cabeza de muchas mujeres que tienen hijos y deben salir a trabajar, plantea la psicoterapeuta Martha Alicia Chávez.
Experimentar culpa por no poder cuidar al bebé todo el día, explica, desarrolla ansiedad y estrés en la mujer, sobre todo, si es madre por primera vez.
Detalla que los primeros 2 años de vida son fundamentales para establecer vínculos emocionales y confianza básica entre madre e hijo.
Sin embargo, si el niño debe acudir antes de esa edad a la guardería o si otro familiar lo cuida porque la mamá tiene que volver al trabajo, subraya, existen prácticas sencillas que ayudan a reforzar los lazos de afecto.
Además, sostiene, los niños, aunque sean pequeños, pueden percibir las intenciones por las que su madre no está con ellos.
“El niño percibe que tiene que irse a trabajar para poder darme de comer”, describe la especialista en terapia familiar y de pareja.
Autora de más de 10 libros relacionados con la crianza de los hijos, Chávez aconseja a las mamás que por las noches coloquen en su pecho, bajo la pijama, la playera o suéter que el bebé usará al día siguiente.
“Impregnará la camisetita con su humor de madre y el niño va a estar percibiendo ese olor, se sentirá acompañado de mamá”.
Por la mañana, antes de llevarlo a la guardería, recomienda hablar mucho con el bebé, explicarle por qué debe separarse de él unas horas.
Durante el día, si en la guardería se permite o si está en una casa, llamar por teléfono al pequeño y decirle más frases de amor.
“Aunque no entienda el significado literal de las palabras, sí recibe el mensaje y la carga emocional”.