En momento alguno pensó en participar en un partido político. Su vida transcurría sin mayores problemas, con un trabajo estable, una familia que era su vida y una buena relación con los vecinos y amigos. Era uno más de la sociedad, sin embargo se distinguía por su honradez y ese afán de estar al día de los sucesos diarios, lo que le valió que fuera propuesto para encabezar una comisión que acudiera ante la autoridad municipal a solicitar vigilancia a la entrada y salida de la escuela secundaria, ya que se habían suscitado agresiones y asaltos a estudiantes y padres de familia.

La explicación que le dio al director de atención ciudadana fue tan bien fundamentada que surtió efectos casi inmediatos, al disponerse rondines de patrullas que disuadieron a los maleantes. Esto fue sólo el principio porque algo notaron los funcionarios que lo invitaron a unos actos con el alcalde y más tarde a unas pláticas en el partido imperante, entrando a un mundo diametralmente opuesto en el que había estado.

Lo que vino después fue una secuencia de hechos, algunos generosos y otros amargos, pero que le dio el temple necesario para escalar posiciones hasta llegar a encabezar el comité municipal y luego el estatal, ser diputado local, diputado federal y senador. Esto lo convirtió en factor de decisión a nivel interno y externo, llegando a “arañar” la candidatura a gobernador, sólo que para entonces habían surgido otras figuras que le disputaron ferozmente el liderazgo, por lo que no tuvo otra opción que dar un paso de costado y esperar algún momento para volver a intentarlo.

El sueño quedó truncado, sin embargo no todo fue perdido puesto que pasó a ser un hombre respetado en los negocios, a los que entró gracias a los ahorros que hizo en el tiempo que estuvo en la política, en donde aprendió que la honradez es el valor supremo para el discurso, la promesa de campaña y el compromiso en el poder, pero no en la práctica. La mayor virtud del político, decía, es no dejar huella de su paso por las arcas públicas, por lo que habrá quien lo acuse de haber abusado de los cargos, pero nadie podrá probarle un acto indebido.

Seguramente que parte de esa historia la conoce más de alguno y aunque sienta que el saco le queda no intentará medírselo, prefiere que se lo adjudiquen a otros, que en ese sentido es muy desprendido. Sabe que el tiempo es otro, por lo que toda su atención se orienta a darle la solidez suficiente a las empresas familiares y de paso relamerse los bigotes porque uno de sus hijos ha seguido sus pasos al incursionar en la política, en quien ha fijado todas sus esperanzas para que concluya lo que él dejó incompleto.

CORTE DE CAJA

Aunque no se ha cerrado el proceso electoral 2015-2016, debido a las impugnaciones que hay sobre los resultados, es necesario que se comience a analizar hasta dónde es congruente que se entregue recursos públicos a los partidos, con el razonamiento que así se evita el ingreso de dinero “sucio” a la política.

Se recurrió hasta el hartazgo a ese argumento que terminó por imponerse, por lo que hoy los ciudadanos consideran normal que se destine anualmente más de 4 mil millones de pesos a nivel nacional y localmente más de 38 millones para el sostenimiento de los organismos, que en otros países sería motivo de escándalo ya que sus partidos se sostienen de las cuotas de los militantes y de aportaciones que hacen particulares, perfectamente reglamentadas.

Es una situación que provoca indolencia en los dirigentes, ya que su única preocupación es que les depositen la mensualidad y esperar a que se acerque las elecciones para reaparecer, sin preocuparse de lo que se vaya a gastar, en función que el recurso lo tienen asegurado. Hay partidos que desconocen el número de militantes y otros sí lo tienen, pero sólo exigen las cuotas para que los socios puedan votar en la elección interna o si aspiran a una candidatura.

De acuerdo a la Ley General de Partidos Políticos (LGPP) es su obligación mantener en funcionamiento efectivo sus órganos estatutarios, lo que en los hechos hay quienes sólo tienen presidente, secretario general y titular de finanzas, porque en los demás cargos los nombres son de relleno; de vez en cuando editan una publicación de divulgación pero no trimestralmente como lo dispone la legislación, y en las mismas condiciones está la revista semestral de carácter teórico.

En la reciente campaña en Aguascalientes fue notorio que ningún partido difundió en radio y televisión la plataforma electoral que respaldara la elección correspondiente, ya que todo se centró en darles voz a los líderes nacionales con arengas que no venían al caso o para promover su imagen, y en cuanto a la aplicación del financiamiento que recibieron fue exclusivamente para los fines que les fueron entregados las auditorías establecerán si así lo hicieron.

Aunque obtienen dinero del erario y que sería más que suficiente para su sostenimiento, los partidos gozan de varias prerrogativas, como tener acceso gratuito a radio y televisión, gozar del régimen fiscal y de franquicias postales y telegráficas que sean necesarias para el cumplimiento de sus funciones.

En lo que se refiere a los recursos que perciben este año, dos de los partidos perdieron el registro a raíz de que el pasado 5 de junio no alcanzaron ni siquiera el 3% de la votación total, lo que no obsta para que se les haya entregado, de enero a junio, más de 2 millones 500 mil pesos, en el caso de Movimiento Ciudadano, y 2 millones 300 mil pesos al Partido del Trabajo, lo que si se hablara en términos productivos tuvo un destino perdido.

Peor aún es lo que se destina a las cuatro asociaciones políticas locales (Camino Democrático, Vida Digna Ciudadana, Corazón Hidrocálido y Voces Hidrocálidas), al tener asignado una anualidad de 145,718.16 pesos, que podrá ser una cantidad mínima para lo que se llevan los partidos, pero pregúntele a un pequeño o mediano empresario lo que haría con 582,872.64 pesos y sabrá lo que significaría tener este recurso, en cambio estas agrupaciones tienen años que están en la nómina oficial sin que se conozca cuál es su objetivo, qué hacen o a quién sirven.

Por lo detallado es importante replantear qué beneficios a dejado el financiamiento público, aunque desde el punto de vista de los que están al frente de los partidos y asociaciones es para promover la democracia y la participación colectiva en las elecciones, no obstante, en cada proceso apenas se rebasa una asistencia del 50% de empadronados a las urnas, lo que refleja falta de trabajo y de comunicación con los electores.

 

CISCO INTERMUNICIPAL

 

Después de las tensiones vividas hay un período de calma, de analizar cada momento y gozar del triunfo alcanzado, que es justamente lo que viene haciendo la alcaldesa electa de Aguascalientes, Teresa Jiménez, quien se ha reunido con el actual titular del Ayuntamiento Juan Antonio Martín del Campo para empezar a interiorizarse de lo que le tocará encabezar a partir del próximo uno de enero. De los asuntos más difíciles que deberá atender es la relación con los otros diez municipios, ya que varios de ellos en los últimos trienios han sido reacios a pagar a tiempo el derecho por el uso del basurero de San Nicolás, de ellos sobresale Rincón de Romos, que debe desde 2008 ya que el actual titular se niega a pagar los adeudos de sus antecesores. San Francisco de los Romo, Asientos, Pabellón de Arteaga y Jesús María registran vencimientos por diversas cantidades, lo que hasta abril se tenía un acumulado de 12 millones de pesos. La presidenta tiene seis meses para sostener reuniones con los próximos alcaldes y fijar las reglas que regirán, de no hacerlo seguirá este problema que afecta las finanzas de la capital.