Entre risas, dulces, juegos, pastel, pelotas y algarabía por parte de sus primos y amiguitos, Eric Sebastián Jiménez Calderón disfrutó la celebración de sus primeros dos años de vida.
El salón de fiestas Dumbolín II fue la sede dónde habilidades dignas de los pequeños asistentes hicieron gala gracias a las actividades organizadas para su entretenimiento.
Entre los numerosos juegos previstos para la ocasión, los chiquitines disfrutaron de correrías, canciones y adivinanzas, sin faltar por supuesto el momento de tomar turno para intentar romper la piñata, misma que dejó caer entre los presentes una fiesta de dulces y coloridos sabores.
Cuando la diversión se encontraba en su apogeo, los papás del chiquitín invitaron a los asistentes a reunirse en torno a la mesa principal donde, a coro, se interpretó para Eric Sebastián las tradicionales mañanitas mientras el pequeñito utilizaba toda su energía para apagar la llama de sus dos velitas.
El delicioso postre se sirvió a los invitados como parte de la merienda que los anfitriones ofrecieron a sus seres queridos, agradeciendo así su presencia y las numerosas bendiciones que ofrecieron al joven heredero.

Compartir
Artículo anteriorEn lío de perros
Artículo siguienteAlianza eterna