Heriberto Alcalá Guerrero

Ya en avanzado estado de descomposición encontraron el cadáver de quien fuera contumaz delincuente, y adicto a las sustancias tóxicas. Presuntamente fue asesinado en el interior de una finca abandonada, en Jesús María. Ahí lo encontraron, parcialmente sepultado entre la basura.
El hoy occiso respondía al nombre de Jairo y tenía 28 años de edad. Sus familiares coincidieron en señalar que desde hacía varios días, nada sabían de su paradero. Salió del hogar sin decir a dónde no con quién iba. No volvió.
Transcurrieron varios días y la familia empezó a preocuparse. Decidieron iniciar la búsqueda y preguntando se enteraron de que Jairo solía reunirse con otros sujetos adictos, en una casa ubicada en la calle Gernika, en el ya mencionado municipio. Se juntaban para consumir alcohol y drogas.
Llegaron a esa vivienda y antes de ingresar percibieron fétido olor. Luego, ya revisando el interior efectuaron el macabro hallazgo, un putrefacto cadáver. Salieron del lugar con el fin de llamar a la policía. Minutos después arribaron oficiales de Seguridad Pública Municipal de Jesús María y confirmaron el reporte.
Se procedió al acordonamiento de la zona y solicitaron la intervención de la autoridad ministerial. Dados los primeros indicios se presume que fue asesinado y que cubrieron con basura el cuerpo.
Jairo resultó ser persona con varios ingresos a las celdas de la preventiva y a los separos de la ministerial. Es decir, con varios antecedentes penales, ya fue identificado. Resta aclarar en qué circunstancias le segaron la existencia, el móvil y descubrir quién o quiénes le provocaron la muerte. El asunto ya está en manos de los investigadores.