José de Jesús López de Lara

De un balazo en la cabeza fue asesinado un joven en el interior de un automóvil, en el cruce de las avenidas Ojocaliente y Barberena Vega, en el fraccionamiento Ojocaliente IV.
Las primeras pistas apuntan a que el crimen se trató de una discusión entre automovilistas, tras sostener un accidente vial.
Sin embargo, no se descartaba alguna otra línea de investigación, entre ellas la de una posible ejecución.
Los trágicos hechos se registraron el sábado aproximadamente a las 19:48 horas.
Lo anterior provocó una impresionante movilización de patrullas de la Policía Estatal, Policía Preventiva, Policía Vial y de la Fiscalía General del Estado.
El joven asesinado fue identificado como Marcos, quien tenía su domicilio en la calle Orión de la colonia Estrella.
El cadáver de la víctima quedó sobre el asiento del copiloto, en el automóvil Ford Mustang, modelo 1982, color negro y placas de circulación de Aguascalientes.
A fin de realizar las investigaciones correspondientes, acudieron a la escena del crimen los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Quien fue testigo de este asesinato es otro joven identificado como Rubén, con domicilio en el municipio de San Francisco de los Romo, quien al momento de los hechos iba conduciendo el Mustang.
De acuerdo a las primeras versiones, el coche se desplazaba por la avenida Miguel Ángel Barberena Vega, cuando al llegar a la altura de la calle Altamira, Rubén y Marcos protagonizaron un incidente vial con los tripulantes de un automóvil Honda Civic, color plata, en el que viajaban dos hombres y una mujer.
A raíz de lo anterior, ambos conductores comenzaron a discutir con los vehículos en movimiento.
Sin embargo, al llegar a la avenida Ojocaliente, entre avenida Barberena Vega y calle La Quebrada, el coche Honda Civic le cerró el paso al automóvil Ford Mustang y obligó a Rubén a detenerse.
De inmediato, el conductor del vehículo Honda descendió y se dirigió hacia el auto Ford Mustang, de donde también se bajó Rubén.
Aparentemente, estos dos individuos continuaron discutiendo y en determinado momento, Marcos, quien se encontraba sentado en el asiento del copiloto, también comenzó a reclamarle al desconocido.
Repentinamente, dicho individuo sacó de entre sus ropas una pistola tipo escuadra y a sangre fría le disparó en la cabeza a Marcos, provocándole la muerte de manera instantánea.
De inmediato, dicho sujeto se dirigió al vehículo Honda Civic, donde lo esperaban la mujer y un hombre, para darse a la fuga con rumbo desconocido.
Por su parte, Rubén al percatarse de lo que había ocurrido, llamó a los servicios de emergencia para que auxiliaran a su amigo. Sin embargo, cuando llegó la ambulancia ECO-342 del ISSEA y los paramédicos revisaron a la víctima, se percataron que ya había fallecido.
Durante varios minutos, policías estatales, policías preventivos y agentes ministeriales, implementaron un gran despliegue policiaco por toda la zona oriente y sur de la ciudad, a fin de dar con el paradero del automóvil Honda Civic, pero con resultados negativos.
Sin embargo, agentes del Grupo Homicidios de la PME no descartaban una ejecución, como otra de las líneas para investigación.