Embarazosa situación se suscitó en la unidad habitacional Lázaro Cárdenas. Elementos de la Policía Preventiva Municipal procedieron al aseguramiento de un perro que presuntamente amenazaba con atacar a los vecinos. El dueño también fue detenido y acusado de falta administrativa.
Sin embargo, se desató la polémica porque según otra versión, el animal estuvo a punto de morder a un niño de cuatro años que resultó ser hijo de uno de los policías.
De acuerdo a datos proporcionados, la noche del pasado lunes la Secretaría de Seguridad Pública Municipal recibió el reporte de supuesto disturbio en el mencionado sector habitacional.
Arribaron los oficiales y vecinos les informaron que un sujeto de nombre Daniel, de 29 años, escandalizaba con su perro pitbull. Que era latente le peligro de que mordiese a alguien. Y así, atendiendo el reporte ciudadano, aseguraron el perro y arrestaron al dueño. Hubo jaloneos, dimes y diretes porque Daniel se negaba a la detención alegando inocencia. Fue presentado ante barandilla y previo pago de la multa lo dejaron en libertad. No así su mascota, la cual quedó bajo custodia.
En la segunda versión se menciona que el perro estuvo a punto de morder al hijo menor de un preventivo y que, ese fue el supuesto motivo de la intervención policial. Se supone que altos mandos investigan el asunto para deslindar responsabilidades.