Heriberto Alcalá Guerrero

El hampa inició semana con violento asalto y un pacazo en zona centro de la ciudad. Tres sujetos armados irrumpieron en una tienda Oxxo ubicada en la zona poniente. Se llevaron caja fuerte. En el otro caso, dos hábiles estafadores despojaron a una mujer de nueve mil pesos en efectivo. Dinero que recién había retirado del banco.
En las primeras horas de ayer, dos empleados estaban a cargo de la tienda de conveniencia ubicada en el boulevard Juan Pablo II, a la altura de la entrada al fraccionamiento Loma Bonita.
Uno de los sujetos empuñaba la pistola. Amagó y amenazó a los trabajadores. Era obvio que se trataba de un asalto y ninguno opuso resistencia. Ambos fueron atados de pies y manos, y encerrados en un cuarto.
Los asaltantes vaciaron la caja registradora, también se apoderaron de mercancía varia, pero el botín principal fue un caja fuerte. No precisaron la suma que contenía pero se presume que era jugosa.
Los tres sujetos se dieron a la fuga y minutos más tarde, los empleados lograron zafar ataduras y de inmediato llamaron al servicio de emergencia. No lograron ubicar a los ladrones. Más tarde, en el municipio de Jesús María encontraron tirada la caja fuerte. En inmediaciones de Hacienda Nueva. Por supuesto, ya vacía.
En lo referente al pacazo, la víctima salió de un banco ubicado en la calle 5 de Mayo zona centro. Había retirado nueve mil pesos. Ya en vía pública fue abordada por una mujer desconocida, la cual comentó que había encontrado en el piso un fajo de billetes. Le preguntó que si era suyo ese dinero.
La ofendida respondió que no y entonces la timadora le propuso que se repartieran en partes iguales los billetes. Cayó en la telaraña de la que ya no pudo salir. Las dos mujeres se alejaron del banco en la siguiente calle se aprestaron para dividir el dinero. En ese instante llegó el cómplice, preguntando por su fajo. Les exigió que mostraran pertenencias y la ingenua afectada puso a la vista los nueve mil pesos. Mediante rápido movimiento de manos el sujeto le dio gato por liebre. Es decir, le robó el dinero y a cambio le dejó un fajo de recortes de papel periódico. Huelga mencionar que los paqueros lograron fugarse.