No cabe duda de que en estos días, de todo llega a los cementerios. Resulta que un sujeto procedente del estado de Jalisco, tuvo la brillante idea de asaltar el panteón La Cruz. Causó daños en la caseta de vigilancia y se apoderó de figuras religiosas que estaba en las tumbas.
El guardia sorprendió al sacrílego ratero, llamó al servicio de emergencia y oficiales preventivos se encargaron de arrestar al osado delincuente.
Ni respeto ni miedo le inspira el panteón. A la una de la madrugada, el presunto responsable se encontraba en el interior del mencionado lugar ubicado en el barrio Guadalupe.
A decir del vigilante, en ese momento salió a realizar uno de sus recorridos de vigilancia nocturna. De pronto vio algo entre las tumbas. Nada de otra dimensión desconocida. Era un simple ratero, causando daños en varias capillas para apoderarse de objetos religiosos. Más aún, también dañó la caseta de vigilancia.
Dado que el velador no estaba armado, se inclinó por dejar el asunto en manos de la policía. Lo más pronto que pudo llamó a Seguridad Pública Municipal y el reporte fue atendido por oficiales asignados a la vigilancia pie tierra en tal sector.
Se trasladaron al lugar y ya a pocos metros de distancia observaron que un sujeto saltaba la barda del panteón. Intentó emprender la fuga, corriendo, pero los oficiales se lo impidieron.
Le aseguraron los objetos robados que, por supuesto, no pudo acreditar. Finalmente, lo escoltaron hacia la Agencia del Ministerio Público. Dijo que responde al nombre de Israel, de 34 años de edad y que procedía del estado de Jalisco.