Heriberto Alcalá Guerrero

Cerró el fin de semana con dos violentos asaltos. En el primero, solitario hampón armado con cuchillo asaltó tienda Oxxo. Se llevó dinero en efectivo y una botella de vino. No iba embozado. Incluso, poco o nada le importó que había clientes en la tienda, la video cámara de seguridad, menos le inquietó. Así, con el rostro totalmente descubierto consumó el robo.
En caso aparte, un cholo apuñaló a vecino de la colonia Insurgentes porque se opuso al atraco. Casi lo mata.
Alrededor de las once de la noche, el pasado sábado, la jornada transcurría relativamente tranquila en la tienda Oxxo ubicada en la salida a Zacatecas. A la altura de una empresa denominada Moto diesel. En ese momento había clientes y empleados. Al menos en teoría, no era el mejor momento para que un ratero perpetrase el robo, pero lo hizo, contra el común modus operandi. Le importó nada el hecho de que hubiese clientes.
El sujeto, armado con cuchillo, irrumpió en la tienda y dijo a los empleados que se trataba de un asalto. Con voz nerviosa y amenazante, exigió que le entregaran todo el dinero que había en caja. Le dieron aproximadamente tres mil pesos en efectivo.
Al parecer con la intención de celebrar su “golpe”, también pidió que le entregaran una botella de vino. Nadie osó detenerlo. Ni clientes, ni empleados. Obvio, porque estaba armado.
Ya con el botín en sus manos, el delincuente salió de la tienda y emprendió la fuga. Llegaron patrullas, buscaron aquí y allá pero nada encontraron. El sujeto se esfumó.
En caso aparte, un albañil de 32 años y vecino de la colonia Insurgentes, resultó gravemente lesionado con arma blanca.
Alrededor de las 19.00 horas del sábado, al caminar sobre la calle Abraham González en el mismo sector, repentinamente fue interceptado por un desconocido. Le exigió dinero y pertenencias, se opuso al robo y recibió la puñalada en el lado derecho del pecho. Con picahielo.
El agresor se dio a la fuga. El lesionado fue trasladado a recibir atención médica en un nosocomio.