Heriberto Alcalá Guerrero

Dos hermanos fueron víctimas de brutal golpiza y asalto en la colonia Insurgentes. Uno de ellos, resultó con grave lesión en el pecho provocada con arma blanca.
Ambos viajaban a bordo de un auto y se les hizo fácil exigir a varios cholos que jugaban en la calle, que les permitieran pasar. Se hicieron de palabras y entonces la banda dejó el juego para agredir a los consanguíneos, casi los matan a golpes.
Quien sufrió la puñalada fue identificado como Felipe, de 35 años. Junto con su hermano Carlos, vive en el fraccionamiento Versalles segunda sección.
Alrededor de las nueve de la noche viajaban a bordo de un auto Jetta color negro. Se desplazaban en condiciones normales sobre la calle Fortunato Maycotte y al llegar al cruce con Mariano Azuela, observaron que varios sujetos con apariencia de cholo estaban obstruyendo la calle jugando futbol.
Pensaron, erróneamente, que los rijosos les cederían el paso. Los hermanos descendieron del auto para exigir el paso, evidentemente subestimaron el peligro; estaban en una de las zonas más peligrosas de la ciudad.
La reacción de los malvivientes era de esperarse. En bola atacaron a los dos ofendidos; nada pudieron hacer ante la desventaja numérica, los agresores no se limitaron a los golpes sino que también sacaron armas blancas; uno de ellos asestó la puñalada en el pecho de Felipe.
Cuando los hermanos cayeron al piso, lesionados, la banda de cholos emprendió la fuga. Con suma dificultad los ofendidos lograron subir al auto, regresaron a casa y su familia los llevó a recibir atención médica.
Cabe agregar que también les robaron carteras y celulares.