Unos comerciantes dedicados a la venta de hot dogs que regresaban a Aguascalientes, procedentes del poblado de Lumbreras, fueron asaltados por varios sujetos que los interceptaron en plena carretera y los despojaron de 5 mil pesos en efectivo, producto de las ventas realizadas.
Debido a que opusieron resistencia, los asaltantes los atacaron a balazos y uno de los comerciantes resultó herido de bala en una pierna. Ya con el botín en su poder, se dieron a la fuga con rumbo desconocido.
Quien resultó herido de un balazo en el pie derecho, es el comerciante de nombre Miguel Ángel, de 52 años, con domicilio en la calle Río Papaloapan, en la colonia San Pablo.
De acuerdo a las investigaciones que realizan agentes del Grupo Homicidios de la PME, los violentos hechos se registraron el lunes aproximadamente a las 02:30 de la madrugada, en la carretera federal No. 71 Aguascalientes-Villa Hidalgo, Jalisco, a la altura del poblado de El Taray.
Las víctimas de este asalto fueron el ahora lesionado Miguel Ángel, así como sus acompañantes Karla Lizbeth, de 26 años y Enrique, de 45 años, quienes se dedican a la venta de hot dogs en diferentes poblados.
El pasado domingo acudieron al poblado de Lumbreras, Aguascalientes, donde durante varias horas estuvieron vendiendo perros calientes y hamburguesas.
Poco después de la 01:00 de la madrugada del lunes, decidieron regresar a la ciudad.
Lo hicieron a bordo de una camioneta Ford pick up, color azul, cabina y media, con placas de circulación de Aguascalientes, que llevaba acoplado un remolque donde transportaban dos carritos de hot dogs.
Al circular por la carretera federal No. 71 Aguascalientes-Villa Hidalgo, Jalisco, en dirección de sur a norte, al llegar a la altura del poblado de El Taray, fueron interceptados por un automóvil VW Jetta A-3, en color verde.
De esta unidad automotriz descendieron tres hombres que portaban en sus manos pistolas tipo escuadra y amagaron a los comerciantes.
Al ver que iban a ser asaltados, el conductor de la camioneta Miguel Ángel trató de escapar, por lo que los sospechosos hicieron varios disparos de advertencia.
Sin embargo, una bala hizo impacto en el pie derecho de Miguel Ángel, por lo que comenzó a sangrar abundantemente.
Los asaltantes aprovecharon la confusión para despojarlos de 5 mil pesos en efectivo, producto de las ventas del día y de sus teléfonos celulares, para enseguida escapar con rumbo desconocido.
Mientras tanto, los comerciantes de hot dogs se retiraron del lugar con Miguel Ángel lesionado. En el trayecto se encontraron con un automovilista, a quien le pidieron ayuda.
Esta persona les facilitó su teléfono celular para que Miguel Ángel le avisara a su hijo que los habían asaltado y que él iba herido.
Fue sobre la carretera federal 70 Poniente, a la altura de la tienda Cantia, donde el hijo de la víctima ya los estaba esperando junto con policías preventivos y policías estatales, así como una ambulancia, a bordo de la cual el lesionado fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Hidalgo.
Junto con los policías estatales y policías preventivos, los agentes del Grupo Anti-Asaltos de la PME llevaron a cabo un operativo de búsqueda de los asaltantes, pero con resultados negativos.