Heriberto Alcalá Guerrero

Fue asaltada en su propio hogar. Puso en venta su vehículo vía internet. Luego, a su casa llegaron tres supuestos clientes. A punta de pistola la despojaron de la unidad, llaves y documentos. Cuerpos policiales intentaron ubicar a los delincuentes pero no fue posible.
El violento robo se consumó en el fraccionamiento Paso de Argenta. Por cierto, un sector que cuenta con vigilancia privada.
La mujer ofendida decidió vender su camioneta Nissan XTrail. Para tal efecto, puso en al anuncio en internet. Confiando en que este medio agilizaría la salida del vehículo y de hecho, así ocurrió. Aunque no como ella deseaba.
Estando en casa, recibió llamada telefónica. El sujeto le dijo que estaba interesado en la XTrail y necesitaba verla. Acordaron la cita. El supuesto cliente llegó puntual al domicilio de la denunciante.
No iba solo. Le acompañaban dos sujetos. Siguiendo con su actuación, el delincuente solicitó permiso para ver la camioneta. Simuló que revisaba el interior, el motor, llantas, etcétera.
Después pidió a la mujer que le mostrara los documentos para cerrar el trato. Ella, ajena al peligro, les permitió entrar a la casa. Claro, ignoraba que le abrió la puerta a tres peligrosos asaltantes.
El aparente cabecilla recibió los papeles del vehículo y como si esto hubiese sido la señal que esperaban, los tres sacaron sendas armas de fuego y amagaron a la ofendida. Le gritaron que se trataba de un asalto. Presa del desconcierto y el pánico, la víctima nada pudo hacer para impedir el robo a mano armada.
Los delincuentes huyeron a bordo de la camioneta, en tanto que la agraviada llamó a los cuerpos policiales. Buscaron en todos los sectores de la ciudad capital pero no hubo resultados positivos. Sin más opción, la mujer acudió ante el ministerio para interponer la formal denuncia.