El colmo: asaltan céntrico banco

Pistola en mano, un sujeto “vació” dos de las cajas

Heriberto Alcalá Guerrero

Sujeto armado con pistola, sin embozarse y burlándose de las cámaras de seguridad, asaltó céntrica sucursal bancaria y en hora “pico”. Se apoderó del dinero que había en dos de las cajas, aproximadamente 30 mil pesos; después salió del edificio y no fue detenido. Se presume que lo esperaba un cómplice a bordo de camioneta, con placas del estado de Zacatecas.
El robo a mano armada se consumó ayer alrededor de las dos de la tarde, en el banco ubicado en 5 de Mayo y Gómez Farías. A escasos metros del Mercado Terán.
En el interior del edificio, la jornada transcurría en calma. Clientes y empleados del banco estaban concentrados en sus respectivas actividades. Ninguno imaginó que entre ellos estaba un asaltante, armado con pistola.
Logró pasar desapercibido al principio. Incluso, formado en fila esperó el turno para llegar a alguna de las cajas. Parecía otro usuario. Nada que ver con aquellos que irrumpían violentamente, a gritos y sombrerazos, empuñando la pistola en la mano levantada. Y a los que sólo les faltaba rayar con el caballo. Eso ya es parte de la historia. El sujeto que consumó ayer el asalto, optó por “novedosa” estrategia. Cuando llegó a la caja, discretamente sacó la pistola y la sostuvo a la altura de su pecho, de manera tal que la empleada la observa con claridad.
Entonces le dijo que no gritara o le pesaría. Sin levantar la voz le exigió todo el dinero que tuviese a la mano y la joven, ya presa de un miedo indescriptible, se apresuró a darle todo el efectivo. Aunque no hubo informe oficial, se presume que le entregó alrededor de 15 mil pesos.
Luego, sin perder la relativa calma, el hampón caminó hacia la siguiente caja y repitió la operación. Expresó ante la segunda cajera que se trataba de un asalto y le pidió el efectivo. Justo en ese momento la primera empleada estalló en crisis nerviosa. No pudo más y empezó a gritar que los estaban robando.
Pese a la reacción de la cajera, el asaltante no abrió fuego. Simple y sencillamente caminó hacia la puerta y se alejó en dirección al norte. Corriendo sobre la calle 5 de Mayo. Cuando clientes y empleados escucharon los gritos se quedaron atónitos, sin acertar a entender qué estaba sucediendo. Y al enterarse, a más de alguno le pareció inconcebible.
Simultáneamente, en el exterior, una camioneta con placas de Zacatecas que había permanecido a escasos metros del banco, súbitamente arrancó a velocidad inmoderada sobre la misma calle. Se sospecha que era el cómplice.
La policía no tardó en llegar pero no les abrieron la puerta del banco y mientras esperaban que alguien les diera información sobre el atraco y el ladrón, éste tuvo el tiempo suficiente para escapar.
Más tarde empezó a difundirse la borrosa foto del hampón, obtenida de la cámara de seguridad. Esto con la intención de pedir ayuda a la ciudadanía para identificarlo. Hasta el momento, nada se sabe.