Arturo Rodríguez López busca liderar la sección XXI del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS); su principal propuesta es armar redes solidarias para que los agremiados a dicho organismo y sus familias, reciban atención médica oportuna, además se les dotará de capacitación, herramientas de trabajo y convenios, a fin de que se refleje en el servicio que ofrecen a los derechohabientes.

“Nosotros queremos capacitar a la gente para que tenga sensibilidad y den un mejor servicio (…) tenemos que fortalecer el sentido de responsabilidad y de compromiso social que tenemos la institución”.

En una visita que hizo a EL HERALDO,  informó que será el próximo 10 de noviembre en las instalaciones del Sindicato del Seguro Social, donde se realicen las votaciones a fin de elegir un nuevo líder; “el Congreso, de acuerdo a la votación, será quien elija el día 11 de noviembre”, abundó.

Rodríguez López tiene ya 29 años de antigüedad como trabajador de IMSS, en los últimos años desarrollándose como delegado de Caja de Ahorro, por lo que se siente capaz de representar dignamente a los más de 4 mil agremiados con los que cuenta la sección XXI del SNTSS.

Manifestó tener un interés particular por las y los trabajadores, pues dijo, hay una serie de situaciones de vulnerabilidad entre los colaboradores que son urgentes de atender; “queremos generar convenios con diferentes instituciones públicas y privadas, que nos permitan que el trabajador se desarrolle mejor en sus respectivas áreas y que ayude a su economía familiar”, precisó.

En este sentido, manifestó que hay una problemática fuerte social, que tiene que ver con la drogadicción, el alcoholismo y la violencia intrafamiliar, que padecen algunos de los trabajadores, situaciones que el Sindicato no pasará desapercibidas y asegura serán atendidas.

Un servicio de calidad y la atención personalizada a los compañeros, será el estandarte con el que Rodríguez López trabaje al frente del gremio, afirmó.

Aseveró que durante su gestión todas las plazas serán repartidas mediante consensos para darles el beneficio a los trabajadores que verdaderamente las merezcan.

“El sindicato se volvió una bolsa de trabajo, pero lo que ahora buscamos que sea productivo en función de nuestros compañeros”, reiteró.

Detalló que no hay alianza ni ningún tipo de apoyo de parte de algún partido político, situación que le favorecerá en su gestión pues no tendrá que cumplir compromisos adquiridos; “yo quiero llegar a liderar el sindicato el día 11 de noviembre, sin ningún compromiso con algún partido político”.

Señaló que todas y cada una de las propuestas que tiene para el gremio, se verán reflejadas en una mejor atención a los derechohabientes, pues definitivamente si el trabajador está mejor preparado, cuenta con lo necesario y sus quejas son bien atendidas, generará un mejor servicio.

“Es una necesidad en la que tiene que trabajar el Sindicato, el Sindicato no sólo vela por los colaboradores, sino también por la institución, ya que nosotros somos los responsables de los servicios que ahí se brindan”.