Arribó a la edad de las ilusiones

Mónica Amalia Mata

Un emotivo mensaje es el que ofreció el siervo de la Iglesia, durante la misa de acción de gracias que presidió, por los quince años en honor a la jovencita Mónica Amalia Mata Huerta, cuya ceremonia se celebró en la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción.
El presbítero la exhortó a tomar la transición de niña a mujer con la madurez que ha aprendido de sus padres y a mantener ese agradecimiento a ellos por el don de la vida y a Dios por las virtudes con que la ha dotado desde su bautizo.
Acompañada por los autores de sus días, Juan José Mata y Miriam Reina Huerta López, y sus padrinos, Alan Mata Huerta y Elizabeth Martínez Aguilar, la hermosa quinceañera se mostró feliz de estar rodeada de sus seres queridos, con quienes compartió la sagrada eucaristía.
Al término de la misa, y tras tomarse la foto del recuerdo con la festejada, familiares y amigos se congregaron en el salón Agua Clara para participar de una agradable velada, que se prolongó por varias horas, cuyo acompañamiento la festejada agradeció enormemente.

Compartir
Artículo anteriorRoba beso el show
Artículo siguienteApagó las velitas