La administración pública está expuesta a toda clase de asechanzas, que con o sin razón es criticada, reprobada y sentenciada, ya que es el único camino que conocen los opositores para vestirse como defensores sociales, lo cual es más visible cuando se acercan las campañas políticas y en el curso de éstas.

En una especie de juego de intereses, por lo que cualquier nivel de gobierno tiene que adelantarse a los hechos para evitar un daño mayor y a su vez, los contrarios buscarán enviar toda clase de dardos a donde más duele hasta lograr el efecto deseado.

En este sentido, el alcalde capitalino, Juan Antonio Martín del Campo, sabe que los temas del agua, seguridad y servicios públicos son de los más sensibles y que cualquier falla se multiplica presentándolos como una insuficiencia general, por lo que se ha dado a la tarea de evitar que esto llegue a presentarse en lo que resta del año y durante 2016.

Por principio de cuentas, mantiene un marcaje directo a CAASA para que cumpla lo que dispone el título de concesión, de manera particular que la distribución del líquido esté de acuerdo a los compromisos asumidos, en virtud de que las quejas de diversos sectores continúan, en ocasiones porque no se recibe durante varios días o es de manera irregular.

Como parte del paquete de exigencias, el Presidente Municipal impuso nuevas reglas, que a partir de diciembre incluirá una tarifa preferencial en las colonias urbanas con mayor necesidad y que tendrá una calificación AA con un costo del 50% menos de lo que se aplica actualmente, lo que en promedio es de 75 pesos en algunos casos y 105 en otros, haciéndose la observación que la tarifa A es de 160 pesos.

Para el edil será la primera vez, desde hace 22 años en que inició la concesión, que se modifican los rangos de consumo y se establece un precio único desde los 50 metros cúbicos con lo que se evitarán cuentas impagables, al mismo tiempo que el sector industrial se reincorpore al consumo de la red general y deje de hacerlo con firmas particulares.

Por inclinación natural el común de los ciudadanos verá con simpatía que se reduzca el pago del agua, pero si se mira más allá puede encontrarse varios motivos en este movimiento de fichas, el primero de ellos es que, justamente en diciembre está previsto el arranque de las precandidaturas a la gubernatura, la alcaldía y las diputaciones, por lo que, indefectiblemente se concatenará el partido que gobierna la ciudad con los beneficios que reciban los consumidores, lo que se reflejará en el recibo de enero.

Al mismo tiempo, los partidos antagonistas pierden una bandera sumamente atractiva, porque mejorar el servicio y bajar las tarifas ha sido la mayor promesa que se escucha cada tres años, pero esta vez el Ayuntamiento se les adelantó y teóricamente le pone un hasta aquí a la concesionaria para favorecer a más de 200 mil usuarios.

Un tercer elemento que no puede pasarse por alto es que el propio Juan Antonio Martín del Campo coloca el basamento para lo que se ofrezca, que podría utilizarlo en el palacio de junto, algo que para algunos es lejano pero otros lo miran cada vez más cerca.

Dentro de este apriete de tuercas, tiene como prioridad mejorar el nivel de seguridad en todo el territorio municipal y decir todo significa las colonias urbanas y las comunidades rurales. Ha llegado el momento de olvidarse de las aclaraciones y dar un golpe de timón para que el municipio sea seguro las 24 horas del día, terminándose la zozobra de que en cualquier momento se produzcan asaltos a transeúntes, comercios y empresas en general. Aunque existe coordinación con otras corporaciones, en los hechos la policía municipal debe redoblar esfuerzos y es en lo que está empeñado el Alcalde.

El tercer elemento que le ha puesto especial atención es el área de servicios públicos, que es igual de sensible que los otros dos, por lo que la decisión es que no exista queja alguna y donde se presente se abra una investigación para conocer las razones y que sea atendida de inmediato.

Son franjas que se pueden solucionar sin hacer inversión alguna y que además sirve para otros fines, que aun cuando se quiten del escaparate serán “perceptibles” en el imaginario popular, que es, a final de cuentas, el fin que se persigue.

ÉPOCA DE MOSTRARSE

Como reloj suizo aparecen los buscadores de cargos públicos, siempre cuidando de mencionar lo que pretenden pero ni falta que hace. Sus actitudes los denuncian y aunque lo nieguen es sintomático hacia dónde se dirigen.

Gilberto Carlos Ornelas, en su calidad de miembro de la “izquierda histórica”, exigió a la actual directiva del PRD que se baje de la hamaca, que deje de ser dama de compañía del PAN y reasuma su condición de oposición, algo que desde hace tiempo han demandado los perredistas, sólo que la reaparición de GCO va más en camino de la diputación “plurinominal” que tiene reservada el partido que por la reactivación. Fue integrante de la pasada Legislatura, cuya posición busca recuperar y la mejor forma es atacar al líder que es candidato natural para ese cargo.

Por su parte, el licenciado Enrique Alejandro Rangel Jiménez, subsecretario de Asuntos Jurídicos del Gobierno del Estado, se presentó al festejo que hubo para un grupo de adultos mayores entregándoles varios obsequios, lo que naturalmente generó el aplauso ya que no todos los días alguien es espléndido y actúa espontáneamente. Al igual que Carlos Ornelas, busca estar en el ánimo social luego de que fue diputado y ha sido aspirante a la presidencia municipal, a diputado federal y a senador. Por cierto que tiene a su favor el apoyo del presidente del CDE del PRI, Francisco Guel Saldívar, que fue su subalterno hasta que tomó las riendas de este organismo, como director general de la Coordinación Jurídica Gubernamental.

Otros utilizan algunas noticias que les atraiga los reflectores, así tenga que enfrentarse a sus adversarios políticos o poner en entredicho a una dependencia federal por el impago a varios campesinos. El caso es estar en la atención de quien haga el “palomeo” para que lo reintegre a lo suyo, que es la “grilla”.

También en Acción Nacional andan sumamente activados, tanto funcionarios de los tres municipios que gobierna, como diputados que quieren ser alcaldes, y miembros de los comités estatal y municipal que sienten que es su momento, sin olvidar los que fueron desplazados por la “nueva ola” y ahora buscan reverdecer laureles. En esta lista interminable hay algunos que filtran información de lo que hacen los demás, con lo que esperan que a la hora principal sean pocos los que queden sobre el escenario.

En política todo se vale, por lo tanto, lo descrito es apenas un esbozo de lo que se vivirá en las próximas semanas.

NADIE VENDE BOLILLO FRÍO

Entre los profesionistas hay quien busca desacreditar a sus colegas bajo el supuesto de que no son dignos de fiar, por lo que no resulta extraña la declaración del presidente de los cirujanos plásticos, Roberto Ramírez Macías, que piden a la población recelar de los cirujanos plásticos que se anuncian en la Sección Amarilla, al considerar que “la gran mayoría” no están debidamente certificados, lo que es posible que varios de ellos estén en esa condición, sólo que al no dar nombres mete al mismo costal a todos los que aparecen en el directorio telefónico, incluidos los del propio Colegio. El interesado en los servicios no puede saber si tal o cual cirujano está acreditado, en todo caso la agrupación debería hacer un deslinde e informar de quienes sí son reconocidos por las autoridades y los que, según él, se promocionan indebidamente.