Sara Díaz

En su primera corrida de Feria, la Plaza de Toros Monumental albergó a los amantes de la fiesta brava, dispuestos a corear el tradicional “ole” en cada pase que el torero burla al animal.
Familias completas acudieron al llamado del espectáculo de toros, con el ánimo de heredar a los pequeños que los acompañaron, el gusto por el arte taurino.
Con una plaza al 50 por ciento de su capacidad, los matadores Diego Urdiales, el triunfador de la temporada 2015, Arturo Macías y el integrante de la dinastía Armillita, Fermín Espinosa, torearon uno a uno de manera imponente a los seis toros de la ganadería de Bernaldo de Quiroz.
El clima agradable para una tarde de festejo favoreció a los espectadores, algunos de ellos disfrutando de un puro y de una refrescante bebida, mientras se regocijaban gratamente con las máximas figuras del toreo en la corrida inicial de las doce que componen la temporada, dentro de la Feria Nacional de San Marcos en su edición 2016.