CDMX.- La gala 59ª del Ariel fue una noche en donde la corrupción fue el enemigo a vencer. No sólo por los discursos de los ganadores, sino porque la vencedora de la noche fue “La 4ª Compañía”, que se llevó 10 de las 20 nominaciones a las que aspiraba, y cuya directora dedicó el premio de Mejor Película a los internos del penal Santa Martha.
“Mostramos con el ejemplo que lo que está en la cárcel se puede reivindicar, que lo que está mal se puede componer”, expresó la directora Mitzi Vanessa Arreola, en el escenario del Palacio de Bellas Artes.
La entrega estuvo bañada por reclamos como el de Tatiana Huezo, ganadora a Mejor Dirección y Largometraje Documental por “Tempestad”, y el de Dolores Heredia, presidenta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, para que el gobierno mexicano defienda al cine.
“Estamos frente a la posibilidad de modificar un tratado de libre comercio que llevó a que nuestro cine y nuestros imaginarios fueran marginados.
“Exigimos proponiendo. Ante la inminente negociación del TLC, proponemos establecer a la brevedad una mesa de diálogo con los miembros de la comunidad cinematográfica para crear de manera conjunta una agenda en defensa de nuestro cine”, propuso Heredia.
Adrián Ladrón, Mejor Actor por “La 4ª Compañía”, también lamentó la corrupción engendrada en el país desde los años 70, algo de lo que retrata la cinta. Pero resaltó que la gente debe comenzar por ya no permitirla.
“Este país está desapareciendo… Faltó muy poco para que esta ceremonia desapareciera. Denunciemos la corrupción y el abuso en cada una de sus formas, pero primero seamos capaces de ver la que hay en cada uno de nosotros”, pronunció.
Isela Vega, quien junto con la diseñadora de arte Lucero Isaac, recibió el Ariel de Oro, puso el toque de humor, sin dejar de lado los aguijones contra la política.
“Nunca me he podido poner la camisa de fuerza de los convencionalismos. Yo siempre aspiré a quitarme las inhibiciones, me parecía lo más importante cuando empecé a estudiar actuación, la primera vez que fui a hacer un ejercicio en el foro me encantó, fue un ejercicio de que me iba a suicidar y pude transmitir mis emociones, como que conecté con mi locura natural y me gustó: Esto es lo mío”, reveló Vega.
(Fabiola Santiago/Agencia Reforma)