Por: José Carlos Romo Romo

Estimado lector, la semana pasada compartí con Usted un primer grupo de reflexiones sobre la reciente jornada electoral federal. Por cuestiones de tiempo y, sobre todo, de espacio, varios comentarios se quedaron en el tintero, por lo que retomo esta serie de apuntes postelectorales, todos ellos de procedencia eminentemente nacional:

  1. Se fragmentaron las izquierdas: El gran perdedor de los pasados comicios son los partidos que representan a la izquierda mexicana, particularmente el PRD. Después de ir juntos en diversas elecciones, el bloque de partidos de izquierda se desmoronó y cada quien buscó medir su propia fuerza, en la mayoría de los casos. El resultado no les fue nada alentador, toda vez que el PRD pasará de 100 Diputados Federales que tiene actualmente a sólo 56 que tendría en la próxima Legislatura, además de perder muchas de las Delegaciones en el Distrito Federal, así como la mayoría en la Asamblea Legislativa de la misma capital. En el tema de Gubernaturas, intercambió, con el PRI, Michoacán por Guerrero. Por su parte, el Movimiento Ciudadano festeja un aparente avance electoral (pasaría de 16 a 26 Diputados Federales), pero todo ello se lo deben, en gran medida, a los triunfos logrados en la zona metropolitana de Guadalajara, de la mano de Enrique Alfaro. La realidad es que, en la mayor parte del territorio nacional, no pinta el color naranja. Finalmente, ni qué decir del PT, simplemente perderá su registro como partido político nacional y sus próximos 6 Legisladores Federales deberán declararse independientes o buscar cobijo en otras siglas. Así que, o se unen las izquierdas otra vez o simplemente serán una especie en extinción.

  1. Gran debut de MORENA: Sin duda alguna, la franquicia política de Andrés Manuel López Obrador comenzó con el pie derecho en sus andanzas como partido político. No sólo le arrebató al PRD una gran cantidad de posiciones políticas en la Ciudad de México, sino que debutaría en el Congreso Federal con 35 Diputados. Toda esta estructura política y los recursos que aglutinará, vía financiamiento público y privado, serán la gran plataforma que utilice AMLO para ir apuntalando su tercera candidatura consecutiva a la Presidencia de la República. A pesar de no contar con una representación política uniforme en todo el país, MORENA se posiciona, desde ahora, como la principal fuerza de la izquierda mexicana, sin embargo, la única forma de ser competitivos frente al PRI y al PAN es convertirse en un factor de unión con lo que queda de los otros partidos de izquierda. Necesariamente, AMLO y sus discípulos deben modificar su discurso de confrontación y resentimiento con el PRD, sería ingenuo pensar en ganar una elección nacional con únicamente el apoyo del electorado de la capital del país.

  1. Los que se quedaron en la tablita: Los partidos Nueva Alianza y Encuentro Social se quedaron muy abajo en la votación nacional y apenas por encima del 3% requerido por Ley para mantener el registro. En el primer caso, los neoaliancistas mantendrían sus 10 curules en San Lázaro y ganarán algunos espacios políticos en los Estados, fieles a su costumbre, coaligándose con partidos de “chile, dulce y manteca” (con quien se lo pida y ofrezca más), pero la frialdad de los números nos dicen que sólo pudieron obtener 1.48 millones de votos por cuenta propia, lo que denota que el esquema de corporativismo aplicado al magisterio nacional ya no funciona como antes. Por su parte, el PES se estrenó como partido político con un total 1.32 millones de sufragios, suma nada despreciable para ser su primera elección, y con esa cantidad le alcanzaría para arribar a la Cámara de Diputados con 8 Legisladores. Esta suerte no la pudo correr el Partido Humanista, el cual, con sus poco más de 850 mil votos no le alcanza para conservar su registro. Ahora sí que fue “el debut y la despedida”.

  1. Buen recibimiento ciudadano de las candidaturas independiente: Está en boca de todos el sonoro triunfo de Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, alias el “Bronco”, en Nuevo León. La primera elección federal con candidatos independientes arrojará como resultado al primer Estado de la República con un Gobernador que arriba al poder sin la postulación de un partido político. El extraordinario fenómeno del “Bronco” en Nuevo León, permite especular que pasará en la elección federal de 2018, ¿tendremos candidatos independientes para la Presidencia de la República?, por ahora las apuestas están a favor del sí. Pero no todo fue el “factor bronco”, hay que registrar otros éxitos de candidatos independientes, como el de Manuel Clouthier Carrillo, hijo de “Maquío” y próximo Diputado Federal, Alfonso Martínez Alcázar, próximo Presidente Municipal de Morelia, y Pedro Kumamoto Aguilar, próximo Legislador Local en el Congreso de Jalisco.

Aprovecho la ocasión para felicitar sinceramente a todos aquellos que tienen la dicha de ser padres, toda vez que mañana celebramos nuestro día, y muy en especial a mi Papá, con el respeto, gratitud y cariño de toda la vida.

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y atención. Lo espero, una vez más, el próximo sábado.

 

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com

Twitter: @josecarlos_romo