Por: Sommelier Jorge Martínez

Muy bienvenidos sean, amigas y amigos; nuevamente es un placer recibir aquí a todos los lectores de El Heraldo de Aguascalientes, hoy tengo un interesante tema en Apuntes del Sommelier. A través de este espacio he comentado una infinidad de temas acerca de gastronómia y bebidas, algunos comunes y otros no tanto, precisamente para eso uso este espacio, para compartir variados temas y así llegar al gusto de todos nuestros lectores que amablemente nos acompañan.
De acuerdo, pongamos manos a la obra. Les quiero comentar que hoy realizaremos un maridaje muy interesante; aprovecho para comentar a quienes nos siguen por primera ocasión, que cuando hablo de maridaje me refiero a una situación de armonía entre los alimentos y las bebidas. Regularmente se habla de maridaje de vinos y gastronomía, pero en realidad debemos de saber que maridaje es todo aquello que encuentre armonía entre cualquier alimento y cualquier bebida. Muy bien, una vez hecho este comentario, procederemos a nuestro maridaje. Hoy les tengo, estimados lectores, un delicioso platillo: unos ricos pulpos a las brasas con adobo de tamarindo y cerveza artesanal; una delicia que vamos a maridar con una cerveza artesanal ámbar.
Así que es momento de comenzar y mencionaré los ingredientes para este delicioso pulpo. Necesitaremos un pulpo grande cocido, 250 gr de tamarindo natural (obviamente sólo ocuparemos la pulpa del tamarindo), también ocuparemos dos chiles guajillo, 1/2 cerveza artesanal ámbar, tres dientes de ajo, una nuez moscada y un toque de sal y pimienta.
El procedimiento realmente es muy sencillo, pero sí es importante siempre cuidar en el proceso de elaboración que el sabor del tamarindo resalte; esto lo lograremos probando durante la preparación, con seguridad el resultado será muy bueno. Entonces… manos a la obra. Comencemos por cocer en agua los chiles guajillos, una vez que estén cocidos los llevamos a la licuadora junto con la pulpa del tamarindo; agregamos un poco de la cerveza para que tenga una textura más líquida y el sobrante de cerveza lo utilizaremos en el siguiente paso. Una vez licuados estos ingredientes, los cocinamos en una sartén a fuego medio y agregamos los dientes de ajo aplastados para obtener mejor y sutil sabor; también incorporamos lo que nos queda de la cerveza artesanal y salpimentamos. Aquí es muy importante conservar el fuego medio y dejar reducir hasta que la densidad sea la de un adobo.
Ahora vamos a preparar el pulpo a las brasas, lo haremos sin mayor complicación; primero consigamos las brasas, es decir, que el carbón esté ya apagado y solamente tengamos brasas, esto será el éxito del sabor del pulpo; esta parte del proceso es muy importante porque es la manera en que lograrán ese sabor ahumado y de brasas. Ahí mismo en las brasas, al pulpo le vamos a untar con una cucharita el adobo que hicimos y lo cuidamos a brasa lenta para que el adobo se adhiera al pulpo y resulte un sabor espectacular. No apaguen las brasas porque se puede ocupar para recalentar el pulpo. Una vez terminado colocamos el pulpo en un platón y está listo para compartirlo con la familia y amigos. Recuerden tener a la mano más adobo calientito, y como sugerencia unos bolillos rebanados y calentados en las brasas, ya verán qué delicia.
Muy bien, ahora es el momento de llevar a la mesa una fresca, pero no helada, cerveza artesanal de tonalidad ámbar, esta cerveza tiene características particulares en sabores y aromas que harán armonía con los ingredientes del pulpo adobado de tamarindo, espero sea de su agrado y lo disfruten mucho.
Es importante mencionar que podemos tener algunas otras cervezas artesanales para este maridaje, hay muchas opciones y ustedes tienen la posibilidad de seleccionar la de su agrado, así podrán apreciar cómo se comporta cada una y servirá mucho para comparar sus sabores y aromas, también ver cómo influyen en el sabor del pulpo; de seguro será interesante utilizar dos o más cervezas para el mismo platillo, ya verán que resultará divertido.
Les quiero comentar que este adobo se puede utilizar para otros platillos, más precisamente para mariscos, le va muy bien a camarones, mejillones, pescados, callo de hacha, almejas, atún y muchos más; les sugiero hacerlo, verán que es una maravilla; de igual forma empleen las brasas, siempre nos brindarán mejor sabor que cuando cocinamos en una sartén. Les dejo un cordial saludo, nos vemos en el próximo Apuntes del Sommelier. ¡¡Salud y buen provecho!!