Por: El Sommelier Jorge Martínez

Muy bienvenidos, estimados amigos, como cada sábado nos da mucho gusto que nos visiten en APUNTES DEL SOMMELIER, a los que nos hacen al favor de empezar a seguirnos les agradezco mucho, en este espacio les estaremos compartiendo artículos relacionados a gastronomía y bebidas en general, así es que estimados lectores de EL HERALDO DE AGUASCALIENTES, vamos a comenzar con el artículo de este sábado. Hoy vamos a comentar un poco sobre la selección de los vinos de mesa para algún evento, y pareciera sencillo, de hecho complicado no lo es, lo que sí es muy importante es seleccionar los vinos que creemos que son adecuados para cada ocasión, aquí es donde es importante detenernos un poco a diseñar bien qué es lo más conveniente para ofrecer en el evento, hay factores muy importantes que tenemos que considerar, por ejemplo, es importante determinar el horario del evento, es importante saber si es un evento para la hora de la comida, tal vez pueda ser a media tarde y otra opción es que pueda ser por la noche, es muy importante este punto ya que la selección de los vinos de mesa dependiendo del horario del evento nos hará pensar en factores muy interesantes como la temperatura del día y también el tipo de vino en cuanto a su tonalidad y también el cuerpo del vino.
Voy a citar como ejemplo, que para la hora de la comida si el clima es caluroso es muy recomendable ofrecer un vino blanco, aunque sea de inicio y posterior a ese vino blanco ya se puedan ofrecer algunos rosados o tintos, la intención es buscar poder refrescar al comensal con una copa de vino blanco, esto sucede así porque los vinos blancos, como ya lo saben, los enfriamos a una temperatura de entre 8 y 10 grados, por esa razón será muy refrescante y al cambiar a algún vino tinto ya tendremos más fresca nuestra cavidad bucal y así podremos disfrutar mucho mejor el vino tinto que vamos a degustar, ya que debemos de recordar la gran importancia que tiene la temperatura en los vinos, los vinos bien manejados a su temperatura idónea son muy bienvenidos, si ofrecemos un vino blanco por la noche es muy probable que no tengamos tanto éxito, a menos que sea una noche muy calurosa, como pueden apreciar los vinos blancos y también los vinos rosados son ideales para ofrecerse en horarios por la tarde y en días calurosos. De esta manera iremos seleccionando vinos para cada evento, mucho importando su horario y clima.
Ahora, vamos a comentar sobre los vinos tintos, estos regularmente son bienvenidos a cualquier hora, el aceptado gusto por los vinos tintos a nivel mundial, los hace muy apetitosos a cualquier hora; sin embargo, hay factores que debemos tomar mucho en cuenta y así es muy probable que tengamos éxito con nuestros comensales, si hablamos del cuerpo e intensidad de los vinos tintos es muy recomendable ofrecer vinos de cuerpo ligero y de mucha intensidad frutal en horarios para la comida, el comensal los siente más ligeros y más apetitosos para climas cálidos; en cambio, por la noche podríamos ofrecer vinos tintos de cuerpo robusto, con intensidades y matices más persistentes, vinos que tengan ya 3 ó 4 años a partir de su cosecha, estos vinos regularmente están más incorporados por la simple y sencilla razón que han pasado ya por un proceso de guarda; también podemos sugerir vinos que tengan un paso considerable por la barrica de madera, esto les aporta mucha estructura; como ustedes lo tendrán presente, en los vinos no hay reglas, cada vino, cada botella puede ser diferente a otros que tal vez pensemos que son iguales, yo considero que los vinos son una aventura y siempre hay que arriesgar para conocer más. Muy bien, amigos, en este ejemplo podemos ver que algunos vinos tintos son más apropiados que otros para ofrecer según los horarios y el clima.
Dentro de los vinos tenemos un par de ellos que siempre tienen mucho éxito, de alguna manera son un poco más especializados y eso marca la diferencia, me refiero a los vinos espumosos o champaña y también a los vinos de postre; los vinos espumosos o champaña son vinos que están presentes en las celebraciones, han tenido por tradición desde hace mucho tiempo y son los vinos espumosos con los que se celebra, son tan deseados que parece ser que para estos vinos no hay un horario definido, se beben igual de día, al medio día y también de noche, por las mañanas y mediodía mezclado con jugo natural de naranja y son las famosas mimosas que en muchos eventos se sirven como cóctel de bienvenida o brindis, por la noche los espumosos y champañas son indispensable para las celebraciones importantes como bodas, graduaciones, fin de año y muchos más, es una gran ejemplo de cómo los vinos tienen una cita diferente para cada evento y, por supuesto, los vinos de postre o cosecha tardía que por su dulzura y aportación digestiva son ideales para el fin de una comida o cena. Les dejo un cordial saludo, nos vemos en el próximo APUNTES DEL SOMMELIER. ¡¡Salud y buen provecho!!