Por: Sommelier Jorge Martínez

¡Qué tal! Un gusto saludarlos, muy bienvenidos sean nuevamente a este Apuntes del Sommelier. Gracias a todos nuestros lectores de El Heraldo de Aguascalientes, cada semana hay más visitas, y por supuesto, también un agradecimiento a los que este sábado se incorporan por primera ocasión; aquí trato de variar los temas que les voy compartiendo cada semana, con la intención de que ustedes los enriquezcan en casa, porque siempre podrán proponer alguna variante a estas recetas o maridajes, es muy válido proponer y arriesgar.
De acuerdo, pongamos manos a la obra con el maridaje del día de hoy. Ya tengo mucho tiempo que no comento acerca de los vinos de postre, mejor llamados como de cosecha tardía; así es que, amigos, hoy dedicaré este artículo a los vinos de postre, que también son una buena opción para los días lluviosos, pues se antojan para los días fríos. Les quiero compartir un delicioso postre para el maridaje del día de hoy: un mousse de plátano; en éste cuidaremos no excedernos en el dulzor, para que el vino tenga la oportunidad de hacerse presente y de alguna manera enaltezca el sabor del mousse de plátano, que es realmente delicioso; ya lo verán, es espectacular.
Hablaré un poco acerca de los vinos de postre o de cosecha tardía, y es que como su nombre lo dice, se cosechan tardíamente, es decir, unos meses después del tiempo en que por lo general se cosechan los otros, esto dota a las uvas con más azúcar; entonces, los vinos producidos con tal cosecha resultan más dulces; ya verán qué espectaculares vinos van a degustar, los dejarán muy satisfechos, son muy aromáticos y de inmediato dan una sorpresa muy agradable, nos regalan con un abanico de aromas y sabores muy frutales; dichos vinos los podrán encontrar en blanco y en tinto, en los primeros encontrarán potentes aromas y sabores a membrillo, piña, plátano, kiwi, durazno y otros más, al igual que un vino blanco, sólo que aquí se manifiestan con una potencia espectacular y obviamente el dulzor natural que los acompaña; en los tintos también hallarán potentes aromas de frutos rojos. No se los pierdan, busquen su vino de postre o cosecha tardía para disfrutarlo con este delicioso mousse de plátano.
Ahora, a preparar el mousse de plátano. Para este sencillo postre vamos a necesitar los siguientes ingredientes: tres plátanos, dos tazas de crema batida, 50 gramos de arándanos y seis cucharadas soperas de azúcar glass. El proceso de elaboración es simple. Colocamos en un tazón todos los ingredientes y revolvemos muy bien, siempre en el mismo sentido para que todos los ingredientes se incorporen bien. Después de terminar este paso es recomendable llevarlo al refrigerador durante al menos una hora para que se consolide bien. Una vez que transcurrido ese tiempo, serviremos el postre en un vaso pequeño para que luzca, debe de ser algo de cristal para que la vista resulte agradable; otra buena opción es servirlo en una copa de vino, pues la forma y altura de la copa lo harán lucir muy apetitoso y es parte del buen detalle que daremos a nuestros comensales.
Para terminar, lo decoramos con chocolate semiamargo rallado y unas hojas de menta fresca o albahaca. Otra opción es colocar una galleta de su agrado, esto dará muy buena presentación al postre y por supuesto, servirá también para acompañar el delicioso mousse de plátano; pueden colocar más galletas en un plato al centro para que cada invitado pueda ir tomándolas, y si les ofrecen galletas surtidas resultará muy interesante porque el invitado con seguridad tratará de probar varias galletas, entonces, de alguna manera encontrará divertido el postre, y ustedes asegurarse un éxito.
Es el momento, estimados amigos, de degustar el vino. Les sugiero enfriar el vino de forma que simplemente esté fresco, a una temperatura de 10 grados bastará; sin embargo, es muy importante que aparte de la temperatura tengan una copa adecuada para un vino de postre; necesitarán copas similares a las del vino blanco, pero son más pequeñas; una copa flauta como la que ocupamos para la champane puede ser muy útil si no contamos con la copa específica para los vinos de postre o cosecha tardía; se sirven cantidades pequeñas de vino debido a su alta concentración de azúcar, ustedes se darán cuenta de que este tipo de vinos son más caros que los tradicionales, y si recuerdan, al principio de este artículo comenté que se cosechaban las uvas más tarde que la cosecha normal, entonces, al estar las uvas deshidratadas al momento de elaborar los vinos, se requiere mayor cantidad de uvas para cada botella, por lógica, esto incrementa el costo de elaboración.
Espero disfruten mucho este maridaje, les dejo un abrazo, nos vemos en el próximo Apuntes del Sommelier. ¡¡Salud y buen provecho!!