Por: Sommelier Jorge Martínez

Muy bienvenidos, estimados amigos lectores de EL HERALDO DE AGUASCALIENTES, qué gusto que nos visiten en este APUNTES DEL SOMMELIER, el calor está presente en estos días, pues aunque ha llovido, el calor aquí sigue y tenemos algunas buenas soluciones para contrarrestarlo, una de ellas es a la que vamos a dedicar las líneas del artículo de hoy, y es precisamente el vino, sí, así es, el vino, sólo que para poder refrescarte con vino tendremos que seleccionar vinos blancos o vinos rosados, en ambos casos son vinos que se tienen que enfriar en refrigerador o hielera y esa temperatura ya es óptima para refrescarnos, estamos hablando de temperaturas de entre 6 y 10 grados, dependiendo de las características de cada vino, a diferencia de los vinos tintos que se deben de beber a 18 grados y esa temperatura no es suficiente para refrescarnos, es solamente idónea para que los vinos estén en la temperatura adecuada para que se puedan expresar de manera más armoniosa. Podemos considerar que los vinos blancos y los vinos rosados nos dan la oportunidad de beberlos en una copa como tradicionalmente se hace o también nos dan la oportunidad de preparar algunos cócteles que serán de mucha ayuda para este calor.
Les quiero invitar a que hagan un esfuerzo por beber vino blanco y rosado, en verdad son muy buenas opciones, regularmente cuando hablamos de vinos la gran mayoría de las personas lo relaciona con el vino tinto y de alguna manera es normal porque es definitivamente el que más se consume y los que con mayor demanda encontramos en los anaqueles de los autoservicios y de las tiendas de vinos, sin embargo, les puedo asegurar que encontrarán algunos vinos blancos y rosados que serán de su agrado; algo muy interesante en los vinos es que podemos encontrar un vino para cada ocasión y eso los hace diferentes porque un vino blanco y un vino rosado se beben frescos a una temperatura de entre 6 y 10 grados y en el caso de los vinos tintos se beben a una temperatura de 18 grados, por esa razón hoy estamos proponiendo vinos blancos y rosados para beber, pero bien valdría la pena para disfrútalos a su máxima expresión estar bien preparados con las copas especiales para vino blanco, son un poco más pequeñas que las de vino tinto, una de las razones por las que son más pequeñas es por qué mientras más cerrado este el borde de la copa, se pueden concentrar más los aromas, los vinos blancos son más sutiles que los tintos, por esa razón así se han diseñado las copas para los vinos blancos.
Ya verán qué bien nos caerá beber un vino blanco o rosado, ojalá que los puedan intercalar entre las ocasiones que lleven vino a casa, esto con la intención de conocerlos más y decidir en qué momento nos pueden servir para ciertas ocasiones.
Muy bien, ahora les quiero recomendar el vino blanco de la uva chardonnay, es una gran uva; las características que le aporta a los vinos son espectaculares, nos regalan aromas y sabores frutales muy exquisitos de frutas cítricas como la mandarina, la piña, la guayaba, algunas tropicales como el mango, y también tienen notas florales, son en verdad deliciosos; les comento que la razón por la que se beben a esta temperatura es porque la naturaleza de los vinos blancos es tener una acidez marcada bajando la temperatura, de esta manera, esa acidez natural que manifiestan los vinos blancos queda reducida de manera muy agradable; creo que disfrutan mucho de esta uva blanca que muy famosa, es llamada la reina de las uvas blancas; como ya lo hemos comentado no todas la etiquetas resultarán iguales, encontrarán diferentes calidades y la mejor forma de conocer los vinos es beberlos y así poco a poco conocerlos.
Si queremos beber todavía un poco más fresco tenemos la opción de hacer un cléricot pero con vino blanco, el simple hecho de que lleve hielos lo hará mucho más refrescante; el tip que les quiero dar es que cuando vayan a hacer cóctel o cléricot, utilicen vinos comunes, es decir, no tienen que ser vinos de mucha calidad, es precisamente lo que comentábamos anteriormente en el artículo, es interesante encontrar un vino para cada ocasión y saber definir las calidades de los vinos, es obvio que el precio nos puede dar una pauta, pero en muchos casos necesariamente no es así. Como pueden observar, qué maravilla es beber los vinos blancos, y de igual forma lo pueden hacer con los vinos rosados, son excelentes opciones para combatir el calor; también es muy válido tomar una copa o dos de vino blanco para refrescarnos, una vez que esto sucedió entonces es buen momento para comenzar a degustar un vino tinto, y esto se convierte en algo muy interesante, porque ayudados del vino blanco para refrescarnos, podemos posteriormente beber vinos tintos y ya los podremos valorar más porque nuestra boca ya está a mejor temperatura. No dejen de beber vinos blancos y rosados. Les dejo un cordial saludo, nos vemos en el próximo APUNTES DEL SOMMELIER ¡¡Salud y buen provecho!!