Por: Sommelier Jorge Martínez

Muy bienvenidos, amigos lectores de EL HERALDO DE AGUASCALIENTES, estamos ya listos para nuestro maridaje del día de hoy, así es que nuevamente muchas gracias por visitarnos aquí en este APUNTES DEL SOMMELIER. En el artículo de la semana pasada les comenté que estaríamos haciendo mención a un ingrediente cada mes y en el mes de enero lo vamos a dedicar al jengibre, este ingrediente lo vamos a utilizar durante los maridajes que vamos a realizar durante este mes, el jengibre es un ingrediente que turbe muchas propiedades que benefician a nuestro organismo, y es tema muy amplio, así es que aquí me voy a concentrar en comentarles las características que el jengibre puede aportar a nuestros platillos, son dos características principalmente, la primera es que es muy aromático y la segunda es que es picante y aquí es donde debemos de tener mucho cuidado con este ingrediente ya que en cantidades bastas es muy fácil que podamos estropear el platillo, la verdad es que el jengibre se debe utilizar sutilmente y eso lo iremos dominando con la práctica, el tip para no fallar es utilizar una cantidad pequeña y probar el platillo para ver si está bien, tendremos mejor resultado si lo incorporamos poco a poco, porque de otra manera es muy difícil quitar ese exceso de aroma y sobre todo las notas picantes que aporta.
Muy bien, estimados amigos, vamos a hacer un maridaje con este delicioso platillo, haremos un spaghetti con champiñones, tocino y jengibre, y para armonizar les voy a sugerir un vino tinto, para lograr un maridaje exitoso debemos de revisar todos los ingredientes y qué aporta cada uno, para así poder armonizar bien con el vino y que todos los ingredientes estén presentes, la función del vino será enaltecer los sabores y aromas y también viceversa, el platillo puede enaltecer al vino, los ingredientes que necesitamos para este platillo son: spaghetti del no 5, aceite de oliva, ajo, jengibre, champiñones, tocino, sal y pimienta. Harán el procedimiento tradicional para hacer cocer un spaghetti, una vez cocido y escurrido lo cocinarán rápidamente en un sartén con un poco de aceite de oliva y ponemos el tocino a freír ahí, cuando esté casi listo agregamos los demás ingredientes, ajo en diente aplastado sin picar, los champiñones, sal, pimienta, y por último el jengibre, para el jengibre se va a rallar con el rallador de queso, pero con la parte más fina, para hacer polvo de jengibre, ustedes podrán comprobar el potencial que tiene este ingrediente porque instantáneamente se desprende el aroma, aquí es donde vamos a aprender a utilizar muy ligeramente el jengibre, para que se den una idea, con una cuchara sopera sin copetear de jengibre rallado nos serviría para aproximadamente como 40 porciones de pasta, así que solamente calculen por porción de pasta una deslizada de jengibre por el rallador, así ustedes me dirán cómo les quedó la pasta y en el próximo platillo ya sabrán cómo se comporta, así es la cocina hay que ir descubriendo los ingredientes y su potencial para saber cómo aprovecharlo.
Para adornar el platillo ponemos hojas de menta o albahaca, ahora vamos a comentar acerca del vino que hoy les voy a proponer, para seleccionar el vino, debemos de considerar que tenemos ingredientes grasos como al aceite de oliva y el tocino, estos son los ingredientes que son los que hay que cuidar para lograr armonía, cuando tenemos ingredientes grasos es recomendable buscar un vino con la capacidad de poder soportar esos sabores, para esto necesitamos un vino que no sea tan joven y tampoco que sea tan añejo, en la gama intermedia, donde por supuesto encontraremos muchas opciones, siendo más preciso, les sugiero vinos de cosechas de tres años anterior a la fecha es decir, cosechas 2012 o máximo 2013; ahora que tenemos sugerida la cosecha, vamos a recomendar las uvas que pudieran caber en este maridaje, son muchas porque muchas cumplen con las características necesarias, pero mencionaré tres, merlot, malbec y carmenere, recuerden que cada vino se comporta diferente, no hay reglas, simplemente son sugerencias que nos pueden ir ayudando en base a la experiencia de cada persona, a conocer los vinos y tomar sus propias decisiones para seleccionarlos, también sabiendo que cada persona tenemos diferentes formas de apreciarlos, esto hace fascinante el mundo del vino.
La intención en este maridaje es que el jengibre simplemente aromatice el platillo, es muy interesante utilizar ingredientes que si bien no protagonizan el maridaje, ayudan mucho a crear sensaciones diferentes, una buena opción es hacer este maridaje y ojalá tengan la oportunidad de tener dos vinos diferentes, esto sería genial porque nos da la oportunidad de tener dos apreciaciones diferentes, por supuesto que ustedes pueden arriesgar y optar por otro vino, ya verán, como les comentaba anteriormente, hay cientos de opciones, pero como es imposible llevar cientos de vinos, iremos incrementando el abanico de opciones en el vino. Otro tema interesante son las copas de vino, para los que no tengan copas para vino tinto en casa les sugiero comprar unas, la sensación es completamente diferente cuando se bebe en una copa de vino tinto, a cuando utilizamos aquellas copas viejas pequeñas que tenemos en casa y que no son adecuadas para explotar al máximo el vino. Amig@s, espero sea de su agrado este maridaje, los espero en el próximo APUNTES DEL SOMMELIER, recuerden que estaremos cada mes repitiendo un ingrediente en el platillo de los maridajes para conocerlos mejor, no dejen de compartir este artículo con la familia y amigos, muchas gracias, nos vemos la próxima semana, gracias, amigos lectores de EL HERALDO DE AGUASCALIENTES, salud y buen provecho!!