Érika Hernández
Agencia Reforma

GENERAL BRAVO, NL 12-Sep .- El Gobierno federal autorizó 42 proyectos para la generación de energía eólica, con un valor de 8 mil 857 millones de dólares.
De manera adicional existen ocho centrales que están en construcción y en proceso de licitación, y en las que se invierten 4 mil 155 millones de dólares.
En la mayoría de ellos, las autoridades buscan que la iniciativa privada, nacional o extranjera, participe, ante las limitaciones presupuestales.
Ayer, el Presidente Enrique Peña Nieto inauguró en este municipio los Parques Ventika I y II, que costaron 650 millones de dólares, capital privado en su totalidad.
Estos se ubican en 40 hectáreas, donde se construyeron 84 aerogeneradores de 120 metros de altura, los cuales producirán 252 megawatts hora de energía, convirtiéndolos en uno de los cinco complejos eólicos más grandes en América Latina.
“Lo que va a permitir el que hoy estemos generando más energía limpia, a través de esta fuente natural, que es el viento, es que se reducen contaminantes que equivalen, más o menos, a la contaminación que generan 40 mil vehículos diariamente”, ejemplificó el mandatario federal sobre el proyecto.
De acuerdo con la Presidencia, del total de energía generada en el primer semestre del año en el país, el 25 por ciento es renovable, y sólo el 1.27 por ciento eólica.
Para cumplir la promesa de que para el año 2024 el 35 por ciento de electricidad será limpia, el Gobierno federal creó cinco Centros de Innovación en Energía -eólica, geotérmica, solar, biocombustibles y océano- de los cuales tres ya están en operación. En total se invertirán 2 mil 680 millones de pesos.
Entre 2010 y 2014, México recibió aproximadamente 45 proyectos de Inversión Extranjera Directa en la industria de energías renovables. Los principales inversionistas fueron España, Estados Unidos y Alemania, y se prevé que se invertirán 1.2 billones de pesos en energías limpias en los próximos 14 años.
Para el Presidente, la discusión de la reforma energética se centró en los hidrocarburos, por lo que se ha dejado de lado las ventajas de la nueva legislación para abrir el mercado de energías limpia.
“En México se resienten de manera importante los efectos del cambio climático. Lo advertimos a partir de sequías, en la intensidad creciente de los huracanes.
“Y ante este escenario, lo que hoy tenemos que decir, es que México no se cruzó de brazos. México se ha decidido actuar y ha decidido tomar realmente un compromiso muy serio para que realmente podamos combatir los efectos del cambio climático”, indicó el mandatario.