Depravado sujeto fue detenido en cumplimiento a orden de aprehensión. Fue acusado de ultrajar a su propia hija y una nieta. Feliciano Moisés de 44 años, ahora enfrenta la grave imputación de violación, atentados al pudor y abuso sexual.
Agentes ministeriales lo detuvieron cuando caminaba por avenida Héroe de Nacozari norte; le informaron que contaba con orden de aprehensión y lo trasladaron al edificio de la Policía Ministerial; luego lo llevaron al Cereso “Aguascalientes”.
La correspondiente denuncia fue interpuesta el pasado mes de marzo. Ante el AMP se presentó una hija del hoy detenido, señalando que denunciaba a su propio padre de nombre Feliciano Moisés, luego de haber estado abusando sexualmente de ella durante varios años. Más aún, lo acusó de ultrajar también a su hija de apenas 12 años (nieta del acusado).
En el caso de la hija, desde el año 2002 -cuando ella tenía 6 años- su padre aprovechaba que la esposa salía a trabajar. Mandaba a la tienda a sus demás hijos y entonces la tocaba en forma obscena.
A la edad de 10 años, el depravado seguía tocándola y amenazaba con golpearla si decía algo a su mamá o hermanos.
Cuando la hija cumplió los 12 años, fue abusada sexualmente por su padre en el interior del domicilio. Ataques que se repitieron en múltiples ocasiones. Las amenazas también subieron de tono: que mataría a su mamá y a sus hermanos.
A los 15 años de edad la víctima dejó de estudiar para dedicarse a trabajar. En marzo, la menor esperaba el camión cuando su padre la sujetó de un brazo por la fuerza y la introdujo a una casa abandonada. Ahí volvió a cometer el infame acto.
Transcurrió el tiempo y ya con 19 años de edad, la ofendida fue objeto de otro intento de abuso por parte de su padre Feliciano Moisés pero, en esta ocasión se defendió. Comenzó a golpearlo con pies y puños, y evitó el ataque.
Irritado porque la hija no le permitió más abusos, el sujeto se aprovechó de la nieta, de 12 años. Empleando la fuerza y la ultrajó. Minutos después le platicó a su madre la amarga experiencia. Que su abuelo la había violado. La hija ya no soportó más. Dijo a su madre lo que su padre le había estado haciendo durante varios años. En ese momento, una de sus hermanas dijo que también fue víctima del degenerado.
Se inició la carpeta de investigación correspondiente, la cual fue integrada con los dictámenes del Centro de Justicia para Mujeres. Comprobaron que las tres mujeres habían sido víctimas de agresión sexual por parte de Feliciano Moisés y ahora éste sujeto ya está en el Cereso. Ha empezado a pagar todas las que debe.