Aprehende Ministerial a un padre de familia

Golpeaba y ultrajaba a sus dos hijas menores

Agentes ministeriales de esta entidad y de Guanajuato, cumplimentaron dos órdenes de aprehensión en contra de un sujeto identificado como Luis Antonio “N”, “N”, de 41 años de edad. Es presunto responsable de violencia familiar y violación en agravio de dos menores de edad, quienes resultaron ser sus hijas.
Luis Antonio fue detenido en calles de la colonia Plan Guanajuato de la ciudad de Irapuato, cuando salía de trabajar de una planta embotelladora de agua. Los agentes ministeriales contaban con dichas órdenes de aprehensión que habían sido emitidas por el Juzgado Segundo de lo Penal; mediante trabajos de investigación lograron ubicar el paradero del hoy detenido.
Las denuncias habían sido presentadas por la madre de las menores y ex esposa del imputado quien, en el año 2013 acudió a interponer su denuncia ante el Agente del Ministerio Público. Declaró que hacía 18 años había contraído matrimonio con el sujeto, quien laboraba para una empresa dedicada al embotellamiento de agua purificada y con el cual procreó cuatro hijos, dos hombres y dos mujeres.
Pasó el tiempo y Luis Antonio cambió su actitud, volviéndose agresivo y violento hacia la denunciante y sus hijos, por lo que ésta decidió separarse de él, sin embargo la custodia por acuerdo mutuo quedó en manos de Luis Antonio.
Al comenzar la madre a detectar cambios de actitud en sus hijos, les cuestionó el motivo argumentando los niños que su papá les golpeaba constantemente, pero lo que les hacía a sus hermanas era más delicado; por tal motivo al cuestionar la progenitora a las menores éstas señalaron que su padre les hacía tocamientos, además de amenazarlas con golpearles si llegaban a platicarle algo a su mamá.
Del mismo modo, las menores afectadas declararon a AMP que desde el año 2010 cuando tenían 11 y 13 años de edad respectivamente, su papá las forzaba a efectuar actos obscenos.
Al enterarse Luis Antonio que había sido denunciado, solicitó cambio de plaza en su lugar de trabajo para que lo mandaran a la embotelladora que dicha compañía tiene en la ciudad de Irapuato, Guanajuato. Sin embargo, ahora ya está en el Cereso local.