Aplican nuevo tratamiento a enfermos de alzheimer

Con la finalidad de duplicar la expectativa de vida de los pacientes de alzheimer, se le apuesta al tratamiento de estimulación cognitiva; el neuropsicólogo, Juan José Esparza Correa, explicó que este sistema permite cambiar la situación actual de los enfermos, ya que se fortalece la función cerebral, lo cual ayuda a disminuir e incluso frenar el daño de la patología. Sin embargo, se reconoce que aún faltan avances en fármacos o tratamientos que permitan una cura definitiva de dicha enfermedad.
“Este tratamiento está infravalorado sobre todo en México y en Latinoamérica; las terapias de estimulación cognitiva, son un tratamiento que está comprobado científicamente que tiene eficacia similar al freno que ocurre con el fármaco, sin embargo, no está peleado con el mismo; se ha descubierto que combinar ambos es lo que más ayuda en la enfermedad, sin llegar a ser una cura, pero se puede duplicar e incluso triplicar la calidad de vida del paciente, que se active mentalmente”, explicó.
El galeno resaltó que esta enfermedad produce que el cerebro se deteriore con mayor rapidez que el cuerpo, de ahí la intención de mantener la mente la mayor cantidad de años posible, en las mejores condiciones, para evitar que la persona afectada se pierda en el llamado “limbo”, que es lo que ocasiona este tipo de patologías demenciales.
“El cerebro funciona como un músculo, si es ejercitado se mantiene fuerte, activo y eso evita que se atrofie más rápido; pero un músculo es más sencillo de utilizar, además, con terapia eléctrica se puede activar ese músculo, incluso en contra de la voluntad de la persona. El cerebro es mucho más complejo y se tiene que buscar la manera de que el paciente quiera trabajar en las áreas que está perdiendo”, detalló.
Esparza Correa puntualizó que suelen ser la memoria, la denominación, el lenguaje, la gnosis, que es el procesamiento visual que hace el cerebro de la información que el ojo le manda; las áreas que se ven afectadas en el principio del alzheimer, y se intensifica su gravedad con el transcurso de la enfermedad. Recalcó que es en las que se tiene que intervenir con mayor urgencia.
“El tratamiento debe ser sistemático, planificado, metodológico, de otra manera no tendrá los resultados deseados; no son ejercicios, hacer memorama o crucigramas, esas actividades sirven como apoyo. Las terapias van encaminadas a exprimir el máximo de las capacidades remanentes del paciente, ya sea memoria, lenguaje o praxis; el cerebro es la materia más compleja del universo conocido, no sabemos todavía cómo funciona al 100%”, indicó.
El especialista reconoció que en el país hay pocos profesionistas dedicados al tema. Finalmente, subrayó que en la entidad existe una Clínica de Memoria, donde se busca dar atención a pacientes y familiares.