David Julián Torres Martínez

Durante la tarde del domingo, se hizo el hallazgo del cadáver calcinado de otro hombre que fue ejecutado, y que posteriormente dejaron abandonado en las inmediaciones de una presa en el poblado Cabecita Tres Marías, Aguascalientes.
La Fiscalía General del Estado investigaba si existía alguna relación, con el hallazgo de otro cuerpo calcinado que fue localizado dentro de un vehículo incendiado, en el poblado de El Socorro, en la Delegación “Calvillito”, Aguascalientes.
Casi 8 horas después de que se hizo dicho hallazgo mencionado, en otro punto de la periferia de Aguascalientes fue encontrado un segundo cuerpo carbonizado, que acarrea la ola de ejecuciones que se han registrado en las últimas semanas.
En esta ocasión fue en un predio denominado La Cañerita de la Presa, ubicado al oriente de la presa “La Trinidad”, en el poblado Cabecita Tres Marías, donde se hizo el hallazgo de un cadáver calcinado totalmente.
Fue aproximadamente a las 16:00 horas del domingo, que el comisario del lugar, de nombre Agustín, de 52 años, hizo el reporte del hallazgo al Servicio de Emergencia 911.
De inmediato se dirigieron hasta la escena del crimen varios policías estatales y policías preventivos de Aguascalientes, así como agentes de la Fiscalía General del Estado.
Asimismo, acudieron agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Luego de realizarse las investigaciones, se estableció que un ganadero de nombre Rómulo, al momento de que trasladaba varias cabezas de ganado, detectó lo que parecía ser un incendio de pasto seco.
Sin embargo, al momento de aproximarse con la finalidad de intentar sofocarlo, descubrió una terrible escena, ya que entre la tierra quemada y los restos de pastizal consumido por el fuego se encontraba el cadáver de una persona del sexo masculino, en posición boca-arriba y completamente calcinada.
Asustado por el hallazgo, el ganadero se dirigió rápidamente a informar sobre el descubrimiento al comisario.
Inicialmente, arribó a la escena del crimen la patrulla AG418 de la Policía Estatal, cuyos oficiales confirmaron el reporte y procedieron a acordonar la zona.
Durante varios minutos, peritos de la Dirección de Investigación Pericial examinaron el lugar y recabaron una serie de evidencias, a fin de poder esclarecer esta nueva ejecución que aparentemente está relacionada con la delincuencia organizada.
El cadáver calcinado del descocido fue trasladado a la morgue del Semefo, donde quedó depositado en espera de ser identificado.