Proyectan clúster de generación de tecnologías para la salud en Aguascalientes. Lorena Martínez Rodríguez, precandidata del Partido Revolucionario Institucional (PRI), informó que tras haber efectuado una gira de trabajo por los Estados Unidos, logró acuerdos y convenios encaminados en materia de biotecnología y tecnología de la salud, los cuales permitirán el diseño de modelos para atender epidemias y enfermedades comunes, así como el desarrollo de vacunas.
Destacó que la oferta para desarrollar un Aguascalientes Valley en la entidad se llevaría con la asesoría y el apoyo de los principales centros educativos de investigación y de desarrollo de biotecnología, como el Laboratorio Cold Spring Harbor en Nueva York, la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts.
Lorena Martínez detalló que para el caso específico de Aguascalientes, con el desarrollo de investigaciones y el desarrollo de tecnologías en materia de salud se tendría la capacidad para indagar en la problemática de Calvillo sobre las enfermedades renales que se concentran en la zona, así como la posibilidad de controlar enfermedades comunes como la diabetes y hacer frente a padecimientos como el cáncer.
Subrayó que la entidad cuenta con los recursos humanos y la riqueza intelectual requerida para llevar a cabo el desarrollo de herramientas de vanguardia; agregó que en relación con los recursos, Aguascalientes Valley podría atraer a los grandes financiadores, a quienes invierten en investigación médica y tecnológica, y además, se buscará que el Gobierno Federal suministre los fondos para lograrlo: “Estoy convencida que sabremos y podremos atraer los recursos del financiamiento privado, público para que Aguascalientes pueda concretar este maravilloso proyecto”.
Finalmente, Lorena Martínez detalló que entre las alianzas concertadas el Laboratorio Cold Spring Harbor brindará su apoyo para instalar en el estado el primer Centro de Enseñanza de ADN en América Latina; asimismo, se abrió la posibilidad para que estudiantes, profesores e investigadores así como emprendedores y empresarios aguascalentenses tengan acceso a la supercomputadora Stampede, la octava más grande en cuanto a capacidad en el mundo, ubicada en la ciudad de Austin, Texas.