Se acentuaría la desunión de la ciudadanía con el sistema político electoral si se determinara la anulación del resultado de las elecciones del 5 de junio, y celebración de elecciones extraordinarias para la gubernatura por parte de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, afirmó el presidente del Consejo General del Instituto Estatal Electoral de Aguascalientes, Luis Fernando Landeros Ortiz.
El funcionario electoral mencionó que el electorado alcanzó un alto grado de desánimo, luego de la exposición de spots, y otras estrategias publicitarias, tras una serie de campañas y propaganda, que implicó la anulación de la elección del primer distrito, sin tener descanso desde el año pasado.
“Un proceso extraordinario conllevaría un divorcio más marcado, y obviamente que la autoridad electoral tendría un reto institucional más fuerte, tan sólo para convencer a ciudadanos de la conformación de mesas directivas de casilla y a que la gente vote de nueva cuenta”.
En ese sentido, pidió a los actores y partidos políticos a no caer en especulaciones, tras advertir que la utilización de recursos de impugnación es una estrategia utilizada en forma ordinaria por quienes no tienen los resultados esperados, con la esperanza de revertirlos.
El funcionario electoral solicitó prudencia y paciencia a los diversos actores, a sabiendas que esta etapa impugnativa forma parte de cualquier proceso electoral, al recordar que anteriores procesos se han resuelto en los meses de septiembre y octubre, incluso la elección del 2010 se resolvió hasta el mes de noviembre.
Señaló que se debe dejar trabajar a los tribunales, ya que en medida que vayan resolviendo asuntos, se comenzará a dar mayor certidumbre a los resultados del proceso electoral local, y se dijo confiado que en el caso del trabajo del organismo público electoral local se habrá de confirmar el acuerdo que se emitió para la validez de la elección.