Reconoce el alcalde de Jesús María, José Antonio Arámbula López, el problema de inseguridad que impera en el municipio, por lo que ante la falta de elementos policíacos, considerará apoyar a la sociedad con un programa de vecino vigilante, para que se cuiden entre sí, debido a que se ha detectado un nuevo modus operandi de los hampones, que irrumpen en las viviendas aun con las personas en el interior.
“Por lo menos ocho o diez zonas conflictivas, de mucho robo sí hay; hay mucho robo de cristalazo, robo a casa habitación, se nos han estado metiendo, últimamente hemos detectado que no sé qué utilizan los ladrones para que la gente no se despierte, se meten a sus casas con la gente dormida, y no despiertan en toda la noche; le han de poner algún somnífero o algo, porque se meten con ellos ahí, y la gente no siente, no oye, hasta que se levanta y se da cuenta que la cartera que tenía en el buró se desapareció, y se da cuenta que le esculcaron toda la casa”, detalló.
El presidente municipal destacó que por lo menos les han reportado seis casos con el mismo modo de operación, donde se queda dormida toda la familia, sin embargo, no han dado con la forma de operar, ya que no quedan rastros de los estupefacientes que pudieran utilizar, y no huele a nada.
“Creo que es inconcebible que haciendo ruido a la persona le esculquen toda la casa, duren un buen rato, y ni un miembro de la familia se pueda despertar. Tenemos muchos robos en la noche, y algunas zonas donde son colonias en las que la mayoría de los habitantes salen a trabajar, se meten en la mañana; tenemos robos que nos reportan desde hace 15 hasta 35 meses”, indicó.
Reconoció que es un problema social fuerte, al cual se le abona la falta de recursos para contar con más personal; indicó que para un municipio de 120 mil habitantes, como es Jesús María, deberían tener 310 policías, pero sólo se cuenta con 150 elementos, y este número no se puede crecer tanto por falta de recursos, como por el hecho de que no hay quienes pasen los exámenes de control y confianza.
“He contratado al personal que va pasando los exámenes, que cumple con los requisitos, hemos contratado más de 24 elementos en los dos años que llevo, y espero contratar por lo menos otros 10 en este año; patrullas he comprado 11 a lo largo de mis dos años, sin embargo, se requieren 30 patrullas. No tengo los recursos suficientes para comprar todas, y estamos viendo sistemas novedosos para poder atender a las llamadas; propuse una vigilancia de vecinos, y la manera de poderlos dotar de algunos instrumentos que necesiten como celular, video, alguna alarma, y algunas cosas para que sean vecinos vigilantes, que la misma comunidad, los colonos lo paguen y que el municipio aportará otra parte del sueldo para poderlos tener toda la noche en zonas conflictivas”, precisó.