Dulce Soto  
Agencia Reforma

MÉXICO, DF.- Aunque en la mitad de los casos, las personas confunden una crisis de ansiedad con un infarto, lo mejor es no confiarse y acudir al médico, señaló Marco Antonio Alcocer, presidente de la Sociedad de Cardiología Intervencionista de México (SOCIME).
El ataque de ansiedad podría ser síntoma de un mal cardiaco, por lo que es importante realizar al paciente un electrocardiograma.
Para identificar si es un infarto o una crisis de ansiedad, Alcocer recomendó tocar el pecho. Si aumenta el dolor al hacerlo no se trata de un ataque cardiaco.
“Por estrés, la gente está muy preocupada y trae dolor en el pecho, pero es muscular. Lo vivimos todos los días en los hospitales”, refirió.
No obstante ignorar el síntoma puede ser peligroso.
“Para llegar al diagnóstico, hay que identificar el perfil de riesgo que tiene el paciente, revisar las características específicas del tipo de dolor y tomar un electrocardiograma siempre”, puntualizó.
Por otra parte, José Manuel Enciso, presidente de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México  señaló que la diabetes, la obesidad y el tabaquismo son factores de riesgo para desarrollar aterosclerosis, una enfermedad de las arterias causante de enfermedades cardiovasculares.
El consumo de cocaína se suma a los factores de riesgo, señaló.