Jimena Larrea
Agencia Reforma

Algunos desarrolladores han llevado las celebraciones de diciembre, incluyendo Año Nuevo, a la pantalla de la PC o la consola. Mientras esperas a que lleguen las doce campanadas para 2016, sigue los festejos con fuegos artificiales, regalos especiales y misiones para la buena suerte.

Animal Crossing: New Leaf
Como alcalde de tu propia ciudad deberás reunirte con todos los vecinos a celebrar en la plaza. Conforme progrese la cuenta regresiva del reloj, verás cómo se emocionan, y, el 31 de diciembre podrás comprar sombreros de fiesta y recibirás un objeto especial, dependiendo de la región en la que estés, como 12 uvas si estás en América y hablas español o tallarines si vives en Japón.

Final Fantasy XIV
En la celebración de Heavensturn, las doce deidades de Eorzea deciden quién será el representante espiritual del próximo año. Tu papel en el juego será apoyar a la delegación del Far East para ganar el visto bueno de la población, recibir la suerte del ‘mono’ y obtener algunos accesorios. Inicia el 31 de diciembre y termina el 14 de enero.

World of Warcraft
El 31 de diciembre habrá fuegos artificiales, cada hora, en las principales ciudades de Azeroth. Los jugadores también podrán probar bebidas exóticas, bailar y, si se sienten aventureros, visitar Booty Bay, en donde los guardias se olvidarán de sus obligaciones para festejar.

Destiny
Para celebrar el 2016 y premiar la lealtad de sus jugadores, Bungie le entregará a cada uno, el 07 de enero, 15 monedas extrañas y 15 motas de luz. Las monedas podrán utilizarse para adquirir mejor equipo y serán enviadas a través del postmaster. Además, los jugadores que se conecten desde 07 al 10 de enero, ganarán un emblema especial.

League of Legends
Del 23 de diciembre al 07 de enero, quienes  compren una “Legendary skin” o una “Ultimate Skin”, se llevarán un skin misterioso. También podrán jugar con minions que lanzan bolas de nieve, aventar  íconos especiales a sus amigos y comprar paquetes especiales.

Compartir
Artículo anteriorImponen reglas
Artículo siguienteLa última del año