Tras las huellas de nuestros antepasados. Ana María Pelz Marín, arqueóloga del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), informó que antiguos fragmentos óseos de seres humanos encontrados en Aguascalientes serán sometidos a análisis para determinar el origen de los primeros habitantes del Valle de Aguascalientes.

Estos fragmentos fueron encontrados en los sitios arqueológicos de Cerro del Medio, El Ocote y Santiago, todos ellos ubicados en Aguascalientes, donde se han realizado hallazgos de restos que apuntan hacia la presencia de una civilización prehispánica.

Al respecto, Pelz Marín indicó que uno de los intereses es investigar la presencia de pobladores, y para ello se van a iniciar unos estudios de identificación para tratar de correlacionar poblaciones. Este trabajo se hará a través de estudios de ADN, se va a tratar de ver si los fragmentos óseos corresponden a gente originaria del estado o si son de personas provenientes de otras civilizaciones prehispánicas.

Apuntó que este análisis genético incluirá diferentes sitios arqueológicos y se llevará a cabo en una universidad de Estados Unidos; además, dijo que es un proyecto que se sometió para su autorización ante el Consejo de Arqueología, cuyos resultados servirán para tener información más precisa sobre las poblaciones que habitaron en México y en Aguascalientes en lo particular, los sitios arqueológicos que se incluirán se encuentran en su mayoría en los estados del centro y norte del país.

Para finalizar, la arqueóloga del INAH dijo que el año pasado, una muestra de cerámica fue enviada para que se le practicara la prueba de carbono-14, que ubicó entre los años 575 al 900 de nuestra era la fecha precisa en que se asentó la civilización establecida en El Ocote; además, se están haciendo análisis sobre los entierros, las herramientas de hueso y las conchas de mar que se han hallado en el lugar.