Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 25-Sep .- El PRI podría aplicar una serie de sanciones escalonadas contra el Gobernador de Veracruz, Javier Duarte.
La Comisión Nacional de Justicia Partidaria está citada para sesionar este lunes, con la intención de suspender los derechos de militante del Mandatario, acusado de diversos actos de corrupción e investigado por la PGR por presunto enriquecimiento ilícito.
De acuerdo con el senador Arturo Zamora, integrante del órgano jurisdiccional, ese podría ser apenas el primer paso para actuar en el caso de Veracruz.
No obstante, reconoció que para poder expulsar al Gobernador, será necesario otorgarle derecho de audiencia.
“Puede darse incluso en diferentes momentos. Puede haber uno en donde se establezca la suspensión de derechos y otro en el que se establezca la pérdida de la militancia o la expulsión, entonces puede darse de manera escalonada.
“Para el caso de la expulsión, que pudiéramos decir que es la sanción más grave, ahí necesariamente se tiene que dar el derecho de audiencia”, señaló.
Zamora rechazó que el proceso contra Duarte sea un montaje o una simulación para aparentar que el PRI ha decidido emprender una batalla contra la corrupción.
–¿No se llega tarde en el caso Veracruz?, se le preguntó.
“Nunca es tarde para combatir la corrupción, sobre todo porque el andamiaje jurídico acaba de aprobarse y acaba de probar vigencia”, dijo.
Tras descartar adelantar el sentido del fallo que emitirá la Comisión, el senador sostuvo que no hay ni consignas ni privilegios para ningún militante priista.