El matrimonio conformado por Salvador Cruz y Elisa Guerrero Galván, compartió la alegría de celebrar juntos sus bodas de oro.
La bonita pareja acudió a la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en compañía de su hijo Esteban Rodríguez Cruz, además de sus familiares y amistades allegadas, mismas que elevaron sus oraciones al cielo en favor de Don Salvador y su bella esposa Elisa.
Los esposos nuevamente intercambiaron sus promesas de amor y renovaron como hace medio siglo, sus votos sagrados, comprometiéndose de nueva cuenta el uno con el otro.
Este inolvidable momento, fue acogido por los presentes, quienes también como muestra de cariño hacia ellos, participaron de la sagrada eucaristía.
Para celebrar esta ocasión, prepararon en su honor un emotivo brindis, al que fueron convocados todos los allegados de los esposos.

Compartir
Artículo anteriorContraen nupcias
Artículo siguienteRenuevan su alianza