Por: Octavio Díaz García de León

Twitter: @octaviodiazg

Hace casi dos años que se promulgó la reforma constitucional en materia de transparencia. En ella se le dio plena autonomía al órgano garante del acceso a la información pública y la protección de datos personales a nivel federal, el cual cambió de nombre y ahora se llama Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI). Desde entonces no ha sucedido mucho a favor de la transparencia en el país, entrando en un compás de espera hasta que el resto de las reformas secundarias en la materia estén listas. En este caso, como en el de otras reformas constitucionales recientes, los resultados tardarán años en verse; mientras, puede haber retrocesos importantes en materia de transparencia.

Por lo pronto, los comisionados del INAI llevan ya más de año y medio preparándose para las nuevas obligaciones que tendrá su Instituto, derivadas de las reformas. Para ello, el INAI ha realizado cambios administrativos internos y en ese proceso, los comisionados han tomado decisiones polémicas como el haber suspendido el servicio civil de carrera de esa institución para hacer nombramientos de personal de forma discrecional; también disminuyeron los niveles salariales de la institución, mientras se mantenían sin cambios los sueldos de los comisionados; y más recientemente, dichos comisionados se otorgaron a sí mismos un polémico pago por riesgo que normalmente se justifica en el caso de funcionarios que ponen en riesgo su vida y/o su salud en el ejercicio de sus funciones, como es el caso de funcionarios de la Comisión Nacional de Seguridad, CISEN o PGR, pero que en el caso del INAI no se justifican. No ayuda tampoco el que el INAI lleva meses sin contralor interno, mismo que deberá nombrar la Cámara de Diputados.

Uno de los aspectos que podrían amenazar a la transparencia es el reservar información por motivos de seguridad. De hecho, la nueva Ley General de Transparencia contempla en su artículo 189 que “el Consejero Jurídico del Gobierno Federal podrá interponer recurso de revisión en materia de seguridad nacional directamente ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), cuando considere que las resoluciones emitidas por el Instituto ponen en peligro la seguridad nacional”. Estos casos y los asuntos jurisdiccionales de la SCJN, son las únicas excepciones a la competencia del INAI en materia de acceso a la información.

Por ello, hace algunos días, el INAI interpuso una acción de inconstitucionalidad contra la nueva ley de transparencia del estado de Tabasco la cual contiene el concepto de seguridad estatal (Nuevo invento para ocultar información) y el recurso de revisión en materia de seguridad estatal, aspectos que van contra la apertura en materia de información pública.

Por otra parte, diversas resoluciones del Pleno del INAI han puesto en evidencia que no está claro cuando se justifica la reserva de información por motivos de seguridad y se han tomado decisiones controvertidas al respecto. En una publicación anterior (http://octaviodiazgl.blogspot.mx/2015/08/golpe-la-transparencia.html) exponía un ejemplo de una mala decisión en este sentido.

Existen motivos válidos para invocar la reserva de la información por motivos de seguridad. Lo que no está claro es cuáles son las causas justificadas que permitan invocar esta causal. Urge una discusión del INAI con expertos en seguridad, organizaciones de la sociedad civil y con las instancias de seguridad pública y nacional para discernir cuáles deben ser los criterios en esta materia. La Ley de Seguridad Nacional proporciona causales para reservar información por motivos de seguridad nacional, pero tiene deficiencias, por lo que no da una orientación apropiada al respecto. Quizá lo que haga falta para terminar con la confusión es una Ley de Secretos de Estado como lo he mencionado en publicaciones anteriores (http://octaviodiazgl.blogspot.mx/2013/05/secretos-de-estado.html).

Otra amenaza a la transparencia ha surgido, como bien lo señaló hace unos días el articulista Jorge Chávez Presa (http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/articulo/jorge-chavez-presa/nacion/2016/01/9/el-laberinto-gobmx-despierta-inai), con el nuevo portal del gobierno federal de donde desapareció muchísima información que favorecía a la transparencia y se eliminaron páginas de internet muy buenas como la de la Secretaría de Hacienda. Sería conveniente que el gobierno federal volviera a hacer accesible esa información perdida.

Para fortalecer a la transparencia en el gobierno federal se podría reinstaurar a la Comisión Intersecretarial para la Transparencia y el Combate a la Corrupción (de la cual fui Secretario Ejecutivo), que se encargaba de promover la transparencia a través de programas de cumplimiento obligatorio. También hace falta un impulsor de este tema desde el gobierno federal. El Secretario de la Función Pública podría retomar ese papel de promotor ya que hoy en día el Secretario Andrade ha puesto más atención en promover los temas de ética y prevención de conflicto de interés. También sería de gran impacto que el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray y el Secretario de Gobernación, Miguel Osorio, como líderes del gabinete, lo tomaran como parte de sus actividades.

Ante las amenazas de contrarreforma que se perciben, los comisionados del INAI deberían salir más a la opinión pública y convertirse en campeones de la transparencia. María Marván y Alonso Lujambio en su momento dieron esa batalla con éxito. Hoy no se ve esa misma presencia del INAI. Lo que está en juego es uno de los avances más importantes que ha tenido nuestro país en materia de derechos humanos: garantizar el acceso a la información pública y proteger los datos personales. Vale la pena dar la batalla.

http://octaviodiazgl.blogspot.mx http://heraldo.mx/tag/todo-terreno/                        Correo: odiazgl@gmail.com