Policías del Mando Único evitaron extorsión telefónica en Jesús María. El ofendido estuvo a puno de depositar varios miles de pesos, puesto que lo habían convencido de que tenían secuestrada a su esposa.
Coincidió que los oficiales lo encontraron sumamente nervioso, ya en la tienda de conveniencia, y aún hablando con el celular. La escena era obvia como sospechosa. Lo abordaron y confirmaron que era víctima de un extorsionador. En cuanto uno de los oficiales tomó el teléfono y se identificó como policía del Mando Único, el hampón colgó la llamada.
Actualmente la Secretaría de Seguridad Pública del Estado está aplicado operativo de vigilancia especial en tiendas de conveniencia y departamentales, a fin de detectar posibles víctimas de extorsión. Y precisamente durante un recorrido ex profeso en la colonia Chicahuales, en Jesús María, los oficiales observaron que frente a una tienda Oxxo una persona hablaba con su celular. Era evidente su nerviosismo.
Frenaron marcha de las patrullas a fin de averiguar qué estaba ocurriendo con el vecino que, por cierto, entraba y salía de la tienda, mirando de un lado a otro. Se acercaron a él y le preguntaron que si le estaban exigiendo dinero.
El ofendido respondió que sí. Fue ese el momento en que un oficial le pidió el celular y se identificó como tal. Ya no hubo palabras del delincuente.
Luego, el agraviado detalló que había recibido llamada del número 776-109-50-71, lada que corresponde al estado de Puebla. El sujeto le exigió determinada cantidad de dinero, so pena de no volver a ver con vida a su esposa. Que la tenían secuestrada. Los uniformados le insistieron en que se trataba de una farsa y para mayor tranquilidad del señor, se comunicaron con la cónyuge. Ella estaba sana y salva, en su centro de trabajo.