Carlos Gutiérrez
El Heraldo

Elementos de la Policía Estatal y del Ejército Mexicano, llevaron a cabo un desalojo de clientes, empleados y locatarios del centro comercial El Parián, en pleno centro de la ciudad, luego de que fue detectado un artefacto que simulaba ser explosivo.
Personal castrense ubicó y “desactivó” lo que simulaba ser un explosivo, construido con cartoncillo, plastilina, latas de refresco, cables y un teléfono celular viejo. No obstante, los cuerpos de seguridad y de Protección Civil tuvieron que implementar el protocolo de amenazas de bomba, consistente en el desalojo de todas las personas del inmueble, una revisión minuciosa de cada rincón del lugar, hasta valorar que en verdad no existe riesgo de una contingencia.
Sin embargo, desde las 16:00 horas, el lugar permaneció acordonado, generando una cantidad indeterminada de pérdidas para los 95 locales comerciales y el estacionamiento de tres niveles, que también fue desalojado, impidiendo a quienes tenían dentro sus automóviles, sacarlos.
Al lugar arribaron tres vehículos militares con unos 30 elementos castrenses, quienes acordaron en lugar y lo preservaron hasta determinar que nadie corra peligro.